Imagen: Junta de Andalucía.

Como cada 28 de febrero, Andalucía conmemora el referéndum por el cual se aprobó la autonomía de la Comunidad. Esta tierra, que conmemora el día con banderas blancas y verdes y pan con aceite en los colegios, es y ha sido cuna de grandes artistas, tierra de cultura y rica en bienes naturales.

La ceremonia celebrada todos los años para otorgar las Medallas de Andalucía ha estado presentada por Eva González. El título honorífico de Hijo Predilecto de Andalucía ha recaído sobre Raphael, el conocido cantante cuya tierra natal es Linares (Jaén).

Su dialecto

Los andaluces, casi un 40 %, muestran enfado ante las críticas que reciben por su acento. Sin embargo, la mayoría de ellos, un 92 %, se identifica y se siente orgulloso de este, según CENTRA.

Así lo refleja el spot producido por Supermercados El Jamón, que ha tenido gran éxito en la comunidad.

Sus símbolos

El escudo está inspirado en la ciudad de Cádiz, donde se pensaba que se habían colocado las columnas de Hércules por ser el fin del mundo conocido. Está integrado por la figura de Hércules que sujeta a dos leones entre columnas y a cuyos pies reza: «Andalucía por sí, para España y la humanidad».

El himno de Andalucía es de inspiración popular, pese a que la letra y música fueron obra de Blas Infante. Este, conocido por ser padre de la patria andaluza, se inspiró en el canto religioso que escuchaba durante sus estudios en Archidona, Santo Dios, y que solían cantar los campesinos durante la siega.

La historia de Andalucía

Andalucía ha sido tierra de muchos pueblos, entre ellos fenicios, griegos y cartagineses. Cada uno de ellos ha contribuido en cierta manera a la creación de la comunidad.

Los romanos fueron los primeros en hacer una división del territorio similar a la actual: establecieron la provincia Bética, que abarcaba parte de la actual región, sobre todo los territorios occidentales.

Sin embargo, los árabes fueron el pueblo qué más ha influido en la Andalucía actual. En especial, los andaluces le deben su nombre al pueblo musulmán, quienes establecieron el término de Al-Ándalus para denominar así a toda la península y cuya capital era Córdoba.

Ya en el siglo XV, tras la expulsión de los musulmanes, los cristianos acuñaron el nombre de Andalucía, además de establecer la división del territorio en los Reinos de Sevilla, Córdoba, Jaén y Granada.

Andalucía ha sido la protagonista de grandes eventos que han marcado la historia de España. Uno de los más importantes fue la creación de la Constitución de 1812. Las Cortes durante la guerra de Independencia española se trasladaron a Cádiz, ciudad que fue testigo del nacimiento de la primera Constitución española.

Proceso preautonómico

El «andalucismo» comienza a fraguarse a finales del siglo XIX en el entorno intelectual del Ateneo de Sevilla, pero no fue hasta la llegada de Blas Infante cuando se impulsa la conciencia andaluza.

https://twitter.com/AndaluciaJunta/status/1365949873154048000?s=20

En 1916 Blas Infante crea el Centro Regionalista Andaluz de Sevilla, que se fue expandiendo a otras localidades. El objetivo era tejer una red de instituciones para difundir el ideario y concienciar de la necesidad de construir un pueblo andaluz como agente político autónomo.

En 1918 se celebró la asamblea regionalista de Ronda, que fue realmente trascendente para el andalucismo pues se estableció la bandera e himno andaluz propuestos por Blas Infante.

Tras la aprobación del Anteproyecto de bases para el estatuto de Andalucía en 1933 y el estreno del himno en 1936, el proceso autonomista se detuvo con la detonación de la Guerra Civil española.

Con la llegada de la transición, 2 millones de andaluces (de los 6,5 que había en la comunidad) salieron a la calle a reclamar la autonomía para Andalucía en 1977.

El 28 de febrero de 1980 se convoca a referéndum, cuyo resultado fue el acceso a la autonomía por el artículo 151 y por tanto, con mayores poderes. Un año después, se aprueba el Estatuto de Andalucía.

 

Mª Luisa Muñoz. Jefa de Edición e Imagen corporativa y redactora.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Orwell

Califica este post