Imagen: Twitter de Carolina Darias.

  • Se celebrará una nueva reunión el 10 de marzo
  • La mayoría de Comunidades Autónomas abogan por el cierre perimetral y presionan para ello

La reunión celebrada ayer, 3 de marzo, en el Consejo Interterritorial, con el objetivo de fijar unas medidas homogéneas en todo el territorio español para la Semana Santa, ha quedado aplazada. La Comunidad de Madrid y Canarias no están de acuerdo con el cierre perimetral, y debido a que el gobierno no quiere aprobar una decisión sin unanimidad de todos los territorios, la reunión no ha sido concluyente. Se hará una nueva propuesta a la Comisión de Sanidad Pública durante el día de hoy, y el próximo 10 de marzo se volverá a discutir.

Esta reunión se prevé tensa por la firmeza de la capital. El Gobierno de Castilla-La mancha ha pedido a la capital que cierre sus fronteras durante las fiestas. “Por favor, a la Comunidad de Madrid: hay que hacer un último esfuerzo porque estamos en pleno proceso de vacunación, pero hay que ser pacientes y seguir esforzándose por los mayores y por las personas más vulnerables. No puede ser que la Semana Santa sea una segunda Navidad. Tenemos muchas personas en la UCI luchando por su vida”, ha dicho Blanca Fernández, consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha

Por su parte, Isabel Díaz Ayuso indicó en un tuit que “en principio el toque de queda no se mueve y la regional no se cierra” y que se tomarán medidas “sensatas y equilibradas”.

Afirma que los “cierres masivos sin estrategia” no son una medida eficaz para la contención del coronavirus. Asegura que en la primera ola se tuvo que hacer por una “necesidad específica”, pero que en la segunda y tercera ola ya hemos aprendido, y hay que tomar medidas intermedias.

Canarias también se opone al cierre perimetral. Ángel Víctor Torres, presidente de este territorio, afirma que allí “los números no dan para eso” y que se tomarán medidas duras, pero no se reducirá la movilidad para proteger el mercado del turismo. A su vez, asegura que “siempre va a haber un número de contagios, pero hay que reducirlo o mantenerlo”.

Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, pide al gobierno que imponga unas restricciones comunes ante las actuaciones de Madrid y Canarias. Además, se ha puesto en contacto con los presidentes de sus comunidades limítrofes (Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha y Cataluña) para aprobar una posición conjunta que limite la movilidad durante Semana Santa. “No puede haber alguna comunidad autónoma que ponga en riesgo el esfuerzo que se ha hecho por los valencianos”, ha afirmado Ximo Puig.

Carolina Darias, ministra de sanidad, ha recalcado que “el objetivo es salvar vidas, no semanas” y mantiene el plan de adoptar medidas homogéneas para todo el territorio nacional, en las que se incluye el cierre perimetral de todas las comunidades. El Ministerio de Sanidad apuesta por mantener estas medidas hasta que la incidencia acumulada sea menos de 50 casos por 100.00 habitantes (actualmente está en 159).

 

 
Macarena Lledó. Subdirectora y redactora.

“Si no creemos en la libertad de expresión de las personas que despreciamos, no creemos en ella en absoluto”. Noam Chomsky