Manifestación contra el cambio climático. Imagen: Li-An Lim vía Unsplash.

  • El acuerdo de cooperación entre China y Estados Unidos se consolida como lo más destacable de la cumbre
  • Los principales puntos de estas negociaciones han sido la supresión de combustibles de carbón, la reducción de gases de efecto invernadero y la financiación de los países en desarrollo

La Cumbre del Clima de Glasgow (COP26) encara su final, tras dos semanas de negociaciones, con el acuerdo de cooperación entre China y Estados Unidos como medida estrella. Cerca de 200 países han participado en unas reuniones que comenzaron el pasado 1 de noviembre con el propósito de “acelerar el fin del carbón y los subsidios a los combustibles fósiles” y han acabado con “la eliminación de los subsidios ineficientes a combustibles fósiles”.

Tras el histórico Acuerdo de París en 2015, Gobiernos de todo el mundo fueron llamados para abordar el problema del cambio climático. El llamamiento a abandonar el carbón y las subvenciones al gas y al petróleo ha constituido el principal punto de discusión de la cumbre.

Sin embargo, no se ha alcanzado hasta ahora ningún acuerdo que implique la supresión directa de estos combustibles. Esto se debe a las presiones que han ejercido muchos países dependientes de este tipo de fuentes de energía como el carbón o el gas. Tales son las discrepancias existentes que el presidente de la Cumbre del Clima, Alok Sharma, ha convocado un nuevo pleno, aunque se desconoce la hora.

Sharma ha instado a los delegados a “estar a la altura de la ocasión” de cara a esta recta final. «Necesitamos soluciones pragmáticas que funcionen y una inyección final del espíritu de ‘sí se puede’ sobre la línea de meta», recalcó el presidente de la COP26.

Otro de los puntos que aborda el borrador de esta última jornada es el del refuerzo de los planes nacionales de reducción de gases. El propósito es que la emisión de gases caiga en un 45 % para el año 2030, y así limitar el aumento de la temperatura global en 1,5 ºC como máximo.

La financiación es el escollo más importante que se está encontrando estas conversaciones. Los países desarrollados se comprometieron en el Acuerdo de París (2015) a aportar 100.000 millones de dólares para los países en vías de desarrollo a partir de 2020. Como esa cifra no se ha alcanzado, el nuevo borrador de la Cumbre del Clima insta a cumplir con ese objetivo, como tarde, en 2025.

A pesar de todas estas discrepancias, la Cumbre de Glasgow ha dejado una noticia más que destacable: el acuerdo de cooperación entre China y Estados Unidos. Los dos países más contaminantes del mundo firmarán un compromiso de cooperación dos días después de esta cumbre para reducir conjuntamente sus emisiones de metano, eliminar el consumo de carbón y proteger los bosques durante esta década.

En cuanto a la participación de España en la COP26, Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha sido la encargada de representar al Gobierno español. La ministra ha elogiado el papel “clave” de los Gobiernos subnacionales, los municipios y los ayuntamientos en la acción contra el cambio climático, y ha insistido en la necesidad de cooperación mundial contra el calentamiento global.

 

Alberto García. Jefe de Deportes y redactor.

“No miente tan solo aquel que habla en contra de lo que sabe sino, ante todo, aquel que habla en contra de lo que no sabe”. Friedrich Nietzsche

Califica este post