Estadio de la Cartuja, Sevilla. Imagen: Abro Comillas.

  • Un gol de Borja Iglesias abrió el marcador en el minuto 11
  • La final se acabó decidiendo en los penaltis

Ayer, sábado 23 de abril, el Real Betis volvió a levantar la Copa del Rey. El equipo andaluz ganó el cuarto título de su historia: la liga en 1935, Copa del Rey en 1977, Copa del Rey en 2005 y Copa del Rey en 2022

La jornada comenzó con la actuación de Alaska y Mario Vaquerizo, intérpretes de la banda sonora de la competición: Celebrar es ganar. Tras esto era el turno del himno, que sonó sin incidentes este año. 

A las 22.00 horas sonó el silbato de Hernández Hernández, árbitro del encuentro, bajo la atenta mirada de los más de 53.387 espectadores que estaban en el Estadio de la Cartuja, en Sevilla. 

Ambos equipos arrancaron con gran intensidad el encuentro, signo de que no iba a ser un partido fácil. En el minuto 11, el Panda, Borja Iglesias anotó el primer tanto de la jornada poniendo el 1-0 para los de Pellegrini. No obstante, el partido no estaba resuelto: quedaban, mínimo, 89 minutos por delante

Poco les duró la alegría a los verdiblancos. Recién cumplido el minuto 30, Hugo Duro se quedó prácticamente solo frente a Claudio Bravo para anotar el gol que daba el empate al Valencia, que volvía a meterse en la competición. 

A pesar de las oportunidades de ambos equipos para adelantarse antes del final del primer tiempo, se marcharon al descanso empatados 1-1. Los 22 jugadores que habían iniciado el partido fueron los mismos que volvieron a pisar el verde y el desgaste de una final se hizo notar. Aun así, la intensidad de juego no disminuyó. 

Con cada acercamiento a puerta, la Cartuja enmudecía, seguido de un murmullo de desesperación por parte de las dos aficiones, al ver que ningún tiro lograba entrar bajo palos. Las estadísticas no dejaron de confirmar lo que se esperaba de inicio: un partido muy igualado

Los cambios se hicieron esperar hasta bien entrada la segunda mitad de juego. El primero en abandonar el campo fue Ilaix Moriba, el 23 del Valencia era sustituido por Correira. En el 85 se produjo un doble cambio para los valencianistas: Uroš Račić entraba por Hugo Guillamón y Bryan Gil por Hugo Duro, autor del tanto del Valencia. 

Pellegrini esperó más para modificar el 11 titular. En el 86 Juanmi Rodríguez se marchó para dar paso a Joaquín. Los béticos necesitaban toda la calma y la experiencia que les podía aportar su capitán tras varios fallos en el área rival. 

Cumplido el minuto 90, no había dudas de que la final de la Copa del Rey 2022 se alargaría 30 minutos más. En el 100 Bordalás hizo el que sería el último cambio para el Valencia,  entró Yunus Musah sustituyendo a Dimitri Foulquier.

En el 102 William Carvalho y Borja Iglesias, autor del gol del Betis, también se marcharon del campo dando paso a Andrés Guardado y William José, respectivamente. Unos minutos más tarde Juan Miranda pisaba la Cartuja dándole descanso a Álex Moreno. Los últimos movimientos en la alineación se produjeron en el 111, ya con miras a unos posibles penaltis, Nabil Fekir se iba sustituido por Aitor Ruibal y Sergio Canales dejaba su sitio a Cristian Tello.

El tiempo corría y ninguno de los disparos a puerta lograba romper el empate al que se había llegado en el 30 de partido. En los últimos instantes de la segunda parte de la prórroga, la energía en ambos conjuntos empezaba a escasear y era visible que Betis y Valencia estaban tratando con todas sus fuerzas de agotar el tiempo y llegar a la tanda de penaltis. Y así fue. 

Tras unos minutos de infarto en la Cartuja, Claudio Bravo se colocó bajo palos para comenzar los tiros libres. Carlos Soler fue el primero en chutar, la tranquilidad que parecía tener el jugar auguraba el resultado: primer penalti dentro. Era el turno del Betis y William José se acercó al punto de 11 metros, con un disparo firme logró anotar. Račić marcó el segundo gol para el Valencia. Joaquín lanzó el segundo para el conjunto verdiblanco y, a pesar de que el portero llegó a rozar la bola, acabó en la red para marcar el 2-2. 

Guedes siguió la racha para el Valencia que, de un tiro firme, encuadró el 2-3. Guardado se acercó muy seguro al balón y, tras una breve carrera, chutó para continuar con la agonía de los espectadores. Musah, uno de los cambios de Bordalás, fue el siguiente; su cara lo decía todo, no sabía ni a dónde mirar y pasó lo que ningún valencianista quería ni imaginar: se fue fuera. Si Tello metía el siguiente, la cosa se complicaba para el Valencia, y así fue. Gayá, el capitán, metió el último para el Valencia. 

La eliminatoria se iba a decidir en un tiro. Miranda, canterano del Betis, fue el encargado de sentenciar la final. Los béticos se agarraban esperanzados de volver a tocar la gloria 17 años después; los valencianistas no querían ni pensar en lo que estaba a punto de pasar. Con mirada firme Miranda lanzaba y… gol. 

Joaquín, emocionado, subió al palco para alzar la Copa de Su Majestad el Rey. El estadio se desvivió en gritos y cánticos, los jugadores se fundieron en un brazo con el resto de compañeros, equipo técnico y familiares que entraron al campo una vez finalizó el encuentro.    

Borja Iglesias, encargado de meter al Betis en la competición en el minuto 11, recibió el trofeo al MVP del partido y regresó con los jugadores para alargar un poco más esa celebración en el verde. 

Hoy, 24 de abril, los jugadores ofrecerán la copa al beticismo. El autobús partirá del Benito Villamarín a las 17.30 horas, hasta el Ayuntamiento de Sevilla, aunque con una parada previa en la catedral (20.45 horas aproximadamente). A las 22.00 horas los jugadores regresarán al estadio donde aficionados y jugadores celebrarán la victoria, la primera para la gran mayoría de la afición.

 

Marina García. Jefa de redes sociales e imagen corporativa y redactora.

“Los periodistas servimos para ayudar a los ciudadanos a serlo. A ser libres y capaces de gobernarse a sí mismos”. Joaquín Estefanía