Luis Rubiales, presidente de la Federación. Imagen: @rtve vía Twitter.

  • El jugador del Barça promovió el cambio de formato de la Supercopa e intermedió entre Rubiales y los saudíes para la venta de la competición
  • Arabia Saudí sancionará a la Federación con hasta 10 millones de euros si no se clasifican Madrid y Barcelona

El diario español El Confidencial ha revelado esta semana información en exclusiva sobre los negocios multimillonarios del traspaso de la Supercopa de España a Arabia Saudí, país dictatorial de Oriente Próximo. Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), y Gerard Piqué, jugador del F. C. Barcelona y presidente de la empresa Kosmos Holding, son los principales implicados.

Los documentos y audios a los que ha tenido acceso el medio digital desvelan que el futbolista catalán impulsó un nuevo formato de Supercopa, el actual, que traería más beneficios. La Federación aceptó tanto esta propuesta como una más controvertida: disputar la competición fuera de España.

Los inversores saudíes aportarían unas sumas de dinero muy superiores. Piqué ganaría con su empresa, organizadora de eventos deportivos como la Copa Davis de tenis, cuatro millones de euros por cada año que se juegue la Supercopa en el país arábigo. Rubiales también saldría enriquecido, ya que su sueldo es variable al depender de los ingresos de la Federación.

El pacto recoge ciertas condiciones, como sanciones a la Federación de hasta 10 millones de euros si no disputan la Supercopa de España el Real Madrid y el Barcelona. Además, el contrato ya tiene fijada la cantidad que recibiría cada equipo español en caso de jugar el campeonato.

Así pues, un entrenador y afiliado a la RFEF, Miguel Galán, ha denunciado a Luis Rubiales y Gerard Piqué ante la Fiscalía Anticorrupción por cinco presuntos delitos. Aseguró que el negocio entre el dirigente y el jugador va en contra del Código Ético de la FIFA, que prohíbe que los directivos, árbitros y jugadores del mundo perciban comisiones directas o por terceros. Y, también, del de la Federación.

 

La venta de la Supercopa de España
Los primeros pasos para vender la Supercopa se dieron a finales de 2018. Hasta entonces, el campeonato consistía en una eliminatoria de dos partidos (ida y vuelta) en la que se enfrentaban el campeón de Liga y el de Copa del Rey. Piqué propuso que la Supercopa pasara a ser una final-four con los dos primeros clasificados de Liga y los dos finalistas de la Copa. De esta forma, pasarían a jugarse tres partidos: dos semifinales y una final.

Rubiales aceptó el nuevo formato, que generaría más ingresos, y Piqué comenzó a buscar posibles compradores, lo que significa que el jugador del Barcelona empezó a trabajar ligado a la Federación mientras, además de empresario, militaba en las filas de un equipo español.

En marzo de 2019, comenzaron a buscar el escenario que acogería la Supercopa. Los audios de la conversación entre Piqué y Rubiales que ha filtrado El Confidencial muestran el interés de ambos por que se jugara en el Camp Nou (estadio del F. C. Barcelona). En aquel momento, el Barça ya estaba clasificado para la final de Copa, además de ir primero en Liga con siete puntos de ventaja sobre el segundo, por lo que se sabía que jugaría ese nuevo formato de Supercopa.

“Yo lo voy a hablar esto también con el Madrid. Yo creo que el Madrid me va a decir que no. Como el Madrid me va a decir que no, eso nos viene de puta madre para justificarnos de cara al futuro, y decimos que es el estadio con más capacidad (el Camp Nou), que es el campeón de Liga (F. C. Barcelona), que es el campeón de Copa o finalista de Copa (F. C. Barcelona)… Yo creo que legitimidad tenemos”, decía el presidente de la Federación.

Piqué contempló la opción de llevarse la competición fuera de España y comenzó los contactos con Arabia Saudí, país con el que ya había negociado para otros eventos de su empresa. Rubiales, que se lo planteó al Real Madrid, le comunicó a Gerard que los blancos no irían por menos de 8 millones.

“A ver, Rubi. Si ellos por ocho irían, se paga ocho al Madrid, ocho al Barça… A los otros se les paga dos y uno y os quedáis la Federación seis kilos. Antes de no quedaros nada, os quedáis seis kilos y apretamos a Arabia Saudí, les decimos que el Madrid si no no va y le sacamos uno o dos palos más. Pero es que antes de hacerlo en España, que no vais a ganar ni tres…”, le contestó Piqué.

En agosto de 2019, la RFEF ya estaba ultimando el contrato con Sela, empresa pública saudí que, a través de grandes eventos deportivos y culturales, se encarga de lavar la imagen de su país de cara al exterior. La información se filtró y se tambaleó el pacto por la reacción de la sociedad española, ya que supone llevar una competición española fuera de su propio país y, encima, a otro en el que rige la ley islámica, existe la pena de muerte y se excluye a las mujeres.

Piqué, aun así, trató de convencer a Rubiales: “Si ahora cambias y te vas a otro sitio, lo van a utilizar en tu contra. Van a decir que te ibas a ir a Arabia Saudí, pero que, como te han cogido, cambias. Yo lo valoraría, porque de esta manera demuestras que tú no estabas haciendo nada incorrecto, ¿entiendes?”.

Finalmente, el 11 de septiembre se firmó el contrato para celebrar la Supercopa en Arabia Saudí durante los siguientes seis años. “Geri, enhorabuena. Y no me refiero ni al partidazo de ayer ni a tu gol. (…). Un abrazo, gracias por todo y aquí estoy para lo que necesites. Bueno, menos para algunas cosillas que casi mejor no me necesites”, le mandó Rubiales a Piqué.

Al cabo de unas semanas, el presidente de la Federación ofreció una rueda de prensa, anunció la nueva sede de la Supercopa y afirmó: “La Federación no ha pagado ninguna comisión ni a Piqué ni a nadie”.

Un documento publicado por El Confidencial demuestra la relación entre Rubiales y la empresa de Piqué, ya que recoge que “en el caso de que Sela deje de pagar la totalidad de la cantidad fijada como comisión de éxito a la tercera parte, la RFEF tendrá el derecho de dar por concluido este acuerdo sin castigo y manteniendo las cantidades ya cobradas”. Y esa “tercera parte” sería Kosmos, tal y como aparece en las firmas del contrato.

 

Real Madrid y F. C. Barcelona: las piezas clave de la operación
El contrato de la Supercopa con Arabia Saudí recoge la penalización a la Federación de cinco millones de euros en caso de que no juegue el Madrid o el Barça y de 10 millones si no se clasifica ninguno. Además, ambos clubes cuentan con una ganancia fija de 6 millones.

Este año ya hay dos de esas cuatro plazas ocupadas, y ninguna por el Madrid ni el Barça. El Real Betis y el Valencia C. F. son los finalistas de la Copa del Rey y, por tanto, futuros competidores de la Supercopa de esta temporada. Los beneficios dependerán, por tanto, de que los blancos y los azulgranas queden primero y segundo en Liga o no.

Asimismo, el acuerdo divide al resto de equipos españoles en cinco categorías para asignarles los ingresos que percibirían por disputar la Supercopa. La retribución, según lo firmado, dependerá de los títulos ganados por cada equipo hasta el momento.

El Valencia, por ahora, recibiría 1,7 millones de euros; el Betis, 750.000. Así, se puede dar el caso de que en la próxima Supercopa se enfrenten el Real Betis y el Real Madrid, y que los madrileños ganaran más de seis veces de lo que ganaría el equipo andaluz por jugar el mismo partido.

 

Los Juegos Olímpicos y la selección, también en el punto de mira
Piqué, en medio de las negociaciones de la Supercopa, pidió ayuda a Rubiales para ir con España a los Juegos de 2020, tras haber renunciado a la selección en 2018. Aunque los JJ. OO. los juegan las selecciones sub-21, en lugar de la absoluta, se puede convocar hasta tres jugadores de más de 23 años. Piqué, que tiene 35, tendría que ser una de esas excepciones.

“Esta me la tienes que hacer, Rubi, me la tienes que conseguir, hostia. Me hace una ilusión que te cagas jugar los Juegos Olímpicos. Y la tenemos que mantener muy en secreto, tío. Y coger al míster, (…), me voy a Madrid un día y nos sentamos con él. A ver cómo lo podemos gestionar para que no salga en ningún sitio ni nada”, le comentó el jugador al presidente de la Federación.

Por supuesto, hay que mantenerlo en secreto y el míster, si él confía y quiere, yo encantadísimo. (…). Yo ya se lo comenté y él lo sabe, él tiene también que tomar las decisiones”, le respondió.

Finalmente, los Juegos no se disputaron en 2020, sino en 2021, con motivo de la pandemia del COVID-19. Y tampoco los jugaría Piqué, pues a los tres jugadores mayores de 23 que llamó el seleccionador Luis de la Fuente fueron Dani Ceballos, Marco Asensio y Mikel Merino.

 

Las respuestas de Piqué y Rubiales
Esta semana, ante el escándalo generado por la filtración de los audios, Piqué y Rubiales se han visto en la tesitura de tener que dar explicaciones. El primero, a través de un directo en la plataforma Twitch; el segundo, por una rueda de prensa de la Federación y entrevistas concedidas a algunos medios como la COPE, la SER y La Sexta.

Lo primero que destacó el jugador del Barça fue: “No tengo que esconder nada. Todo lo que hemos hecho es legal”. También confirmó que tomará medidas legales y se defendió diciendo: Podemos debatir sobre la moralidad del hecho, pero lo único ilegal en este asunto es la filtración de los audios. Y, en cuanto a esas grabaciones, afirmó: “Es un audio sacado fuera de contexto. Yo simplemente estoy ayudando al presidente a tener una fórmula que tenga lógica”.

El catalán justificó la venta de la Supercopa: “El deporte lo que hace es abrir los países menos desarrollados. Da la oportunidad a la gente. Es una decisión de la RFEF, propietaria de la competición”. Y en cuanto a las negociaciones mantuvo: “No es que se hiciera a escondidas: se pasaron por todos los pasos que tocaban. Hay muchos acuerdos que no se explican públicamente”.

Rubiales, por su parte, tampoco se mostró arrepentido. “Volvería a actuar de la misma manera”, llegó a afirmar en El Partidazo de COPE. 

El periodista Juanma Castaño opinó en cuanto a su sueldo variable: “Yo creo que el presidente de la Federación, en este tipo de contratos donde está en juego aspectos deportivos, debe fijar un fijo”. Rubiales le respondió: “Muchos presidentes de federaciones españolas deportivas tienen el variable a éxito, exactamente igual. Todo lo que hemos hecho es copiar para tener el menor problema posible”.

En rueda de prensa, el dirigente de la RFEF también ofreció unas declaraciones que han llamado mucho la atención en redes sociales: “Yo no puedo garantizar que el día de mañana no me vayan a meter un saco de cocaína en el maletero”, “yo no me he bebido nunca ni una cerveza”, “no fumo”, “mi hermana cayó encima de mí y me partió las piernas” o “estos días me he quitado la gorra para que me vea todo el mundo la cara”.

Macarena Hortal. Redactora.

“Decís vosotros que los tiempos son malos. Sed vosotros mejores, y los tiempos serán mejores: vosotros sois el tiempo”. Agustín de Hipona