El rey visitando el Puesto de la Guardia Civil de Sarria el 26 de abril.
Imagen: @CasaReal via Twitter.

  • Su objetivo principal es reforzar la transparencia, rendición de cuentas, eficiencia y ejemplaridad en la Casa Real
  • En el decreto se incluye que el Tribunal de Cuentas supervisará, por primera vez, los gastos de la Casa del Rey
  • Felipe VI hizo público su patrimonio personal un día antes en un comunicado: 2,57 millones de euros

El Consejo de Ministros aprobó ayer, 26 de abril, un Real Decreto por el que reformó la estructura y el funcionamiento de la Casa Real. El fin, según anunció el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en una rueda de prensa, es “reforzar la transparencia, la rendición de cuentas, la eficiencia y la ejemplaridad (…), en línea con los principios (…) del reinado de SM Felipe VI”.

Esta nueva normativa implica, en cuanto a rendición de cuentas, que la Casa Real dejará de ser la única institución del Estado no sometida al control de sus gastos. Por primera vez un organismo fiscalizador, el Tribunal de Cuentas, los supervisará mediante una auditoría externa.

En materia de transparencia, el decreto incluye la obligación de que se publiquen todos los contratos que realice la institución monárquica, así como aprobar unas nuevas instrucciones de contratación y publicarlas en su web. Además, la Zarzuela tendrá que detallar los regalos que recibe, que se incluirán en un inventario para determinar su destino: permanecer allí, trasladarlos a Patrimonio Nacional o donarlos a asociaciones.

Respecto a la ejemplaridad, la Moncloa detalló que los altos cargos de la Casa Real deberá presentar una declaración de bienes cuando sean nombrados y cesados de su labor (obligación que ya regía para todos los demás altos cargos de la administración). Asimismo, y en palabras de Bolaños, “el personal de la Casa deberá velar por intereses generales y en los principios de honradez, austeridad, protección de medio ambiente e igualdad entre hombre y mujeres”.

Pese a que la Jefatura del Estado está expresamente excluida de las leyes de transparencia (2013) y altos cargos (2015), el rey Felipe VI declaró voluntariamente el pasado lunes 25 de abril poseer un patrimonio personal de 2.573.392,80 euros en un comunicado de la Casa Real. Está constituido por las retribuciones que ha obtenido de los presupuestos de la Casa Real los últimos 25 años, tanto en calidad de Príncipe de Asturias como de rey. Del total, hay 2.267.942,80 euros en cuentas corrientes o de ahorro y 305.450 euros en obras de arte, antigüedades y joyas con carácter personal.

No obstante, el Real Decreto no hace ninguna mención a la obligatoriedad de la publicidad del patrimonio personal del Rey. “La declaración de bienes no está regulada, será el propio monarca, con la periodicidad que establezca, quien la publicará”, respondió el ministro de Presidencia durante la rueda de prensa.

El rey tomó esta decisión, según la Zarzuela, “para hacer a la Corona merecedora del respeto y la confianza de los ciudadanos bajo los principios de ejemplaridad, transparencia, rectitud e integridad en sus comportamientos”. Subrayó, también, que no se trata de una medida “oportunista ni coyuntural”, desvinculándola de las conductas que llevaron al rey emérito, Juan Carlos I, a ser investigado por la Fiscalía del Supremo.

Tanto el Gobierno como el PP y otros grupos parlamentarios fueron informados de esta decisión de Felipe VI por el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín. Sin embargo, dejó fuera de sus comunicaciones a los partidos independentistas (Esquerra Republicana de Catalunya, Junts per Catalunya, Candidatura de Unidad Popular, Euskal Herria Bildu y Bloque Nacionalista Gallego), que no están con el consenso de la Constitución del 78.

Esto responde al criterio que estableció la exvicepresidenta Carmen Calvo de informar de los asuntos de la Casa Real al Gobierno, la oposición y a los partidos que acatan la Constitución de 1978.  

Por su parte, desde Unidas Podemos consideran que el PSOE llevaba semanas elaborando el decreto y preparando el movimiento del rey sobre su patrimonio, así que lamentan no haber sido informados de ello por los socialistas hasta poco antes del anuncio.

 

Lucía Ayuso. Redactora.

«¿La muerte del periodismo? ¡Cuidado! ¡Es la muerte de la democracia!». Arcadi Espada