José Luis Escrivá e Isabel Rodríguez. Imagen: La Moncloa.

  • Escrivá plantea un aumento del 2 % de la pensión por cada año de retraso  de la jubilación, hasta un máximo de un 20 %
  • Las personas con más de un 45 % de discapacidad sólo tendrán que trabajar y cotizar 5 años desde su diagnóstico para poder jubilarse

El Consejo de Ministros culminó el pasado martes, 16 de mayo, la reforma de las pensiones que comenzó en 2021 gracias a la aprobación de dos medidas clave. El Ejecutivo dio luz verde a la anticipación de la jubilación para las personas con más de un 45 % de discapacidad y actualizó los incentivos para la demora de la jubilación. 

El ministro  de  Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, destacó que con la puesta en marcha de  estas medidas se completan las recomendaciones  que  presentó el Pacto de Toledo al Gobierno en noviembre de 2020. También defiende que la sostenibilidad del sistema de pensiones está “completamente afianzada y garantizada” gracias a la creación de aproximadamente 100.000 empleos al mes, que permite un aumento de ingresos de la Seguridad Social.

La nueva reforma permite la combinación del incremento de un 4 % sobre la cuantía total de la pensión y el abono de una cantidad a tanto alzado en un pago único por parte de la Seguridad Social para quienes retrasen voluntariamente su edad de jubilación; dos incentivos que se pusieron en marcha en 2021, pero que no se podían disfrutar conjuntamente.

Quien opte por la fórmula mixta podrá percibir un incremento del 2 % de su pensión por cada año de demora si la retrasa entre 2 y 10 años, así como un pago único que equivale a la mitad del que le correspondería en la actualidad, según datos ofrecidos por el Gobierno de España. A partir de los 11 años de demora de la jubilación el único incentivo será un pago único aplicado a los primeros cinco años de retraso.

El objetivo de los incentivos planteados por el Gobierno para retrasar la edad de jubilación es acercar la edad efectiva de jubilación, que se ubica en 64,8 años, a la edad legal de 65 años. A pesar de ello, la reforma de las pensiones llevada a cabo en 2013 ya supuso la actualización progresiva de la edad de jubilación hasta los 67 años en 2027 para los trabajadores que hayan cotizado menos de 38 años y 6 meses.

 

Nuevas medidas de jubilación para las personas con discapacidad
El Ejecutivo ha flexibilizado las exigencias para el pago anticipado de la jubilación a aquellas personas con más de un 45 % de discapacidad. La entrada en vigor del  real decreto aprobado por el Gobierno reduce de 15 a 5 los años de cotización  necesario para la jubilación desde que los trabajadores fueron diagnosticados con tal grado de discapacidad. 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones señaló que el 45 % de discapacidad puede darse a partir de la acumulación de dos patologías diferentes. Asimismo, un informe médico que acredite las patologías que reúnen dicho grado de discapacidad será suficiente para acceder a la jubilación anticipada.

 

Borja Durán. Director y redactor.

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”. Voltaire

Califica este post