La ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso de los Diputados. Imagen: RTVE.

  • La norma afectará a la mayoría de las mujeres de todo el país ya que no solo legisla el aborto, sino que se incluye la salud menstrual y la sexual
  • La negociación de la ministra de Igualdad con la de Hacienda hace caer la eliminación del IVA en los productos de higiene

El nuevo proyecto de ley del aborto del Ministerio de Igualdad afectará positivamente a la vida de la gran mayoría de mujeres españolas. Esto hará posible que se pueda interrumpir el embarazo a partir de los 16 años sin el permiso de los padres o tutores. Además incluye, por primera vez en España, medidas para la salud menstrual (como bajas de tres a cinco días por reglas dolorosas) y la salud sexual (gratuidad de las pastillas hormonales y “del día después”), además de más permisos para las embarazadas, entre otras cosas.

No obstante, aún le queda su paso por el Congreso y probablemente no saldrá adelante hasta principios de 2023.

El Consejo de Ministros le dio luz verde ayer, 17 de mayo, después de que Igualad lo negociara con los demás ministerios afectados, como el de Hacienda o Seguridad Social. Estos le dieron el visto bueno, pero en el proceso de negociación cayeron algunas de las medidas que proponía Irene Montero, como la eliminación del IVA en los productos de higiene femenina. Esta propuesta ha sido tumbada por María Jesús Montero, la titular de Hacienda, ya que el acuerdo de Gobierno solo contemplaba una rebaja del 10 % actual hasta el 4 %.

La normativa no es una reforma de la ley del aborto de 2010, sino que la derogará y creará una nueva (ahora llamada Ley Orgánica para la Protección de los Derechos Sexuales y Reproductivos). Así, el Gobierno se librará del recurso interpuesto por el PP contra aquella ley, pero esta vez será previsiblemente Vox quien recurra a los Tribunales con la nueva norma. Actualmente, la mayoría de los magistrados progresistas acabarían tumbándolo. Algo que aún está por ver.

 

Los nuevos avances para las mujeres
Uno de los grandes objetivos de la ministra de Igualdad, Irene Montero, era ampliar la ley del aborto. Así, con este nuevo proyecto de ley, se permite que las mujeres puedan interrumpir el embarazo sin el permiso de sus padres o tutores a partir de los 16 años. Además de esto, Montero intentará que se eliminen los tres días de reflexión a los que se obligaba a la mujer antes de abortar por la anterior ley de 2010.

También se incide en reforzar la organización territorial para garantizar el acceso al aborto en el sistema público, ya que hay algunas provincias con pocos recursos y la sanidad depende de las comunidades. Montero defiende reforzar sobre todo las capitales de provincia para que, al menos, nadie tenga que desplazarse a otra.

El aborto es libre hasta la semana 14, pero con esta ley en vigor podría realizarse hasta la semana 21 un aborto terapéutico (una interrupción por causas médicas como peligro para la embarazada o malformación del feto).

Los derechos también se amplían para las personas embarazadas: tendrán permisos remunerados antes del parto, desde la semana 39 hasta el nacimiento. Las aspiraciones de Montero eran que se concedieran los permisos desde la semana 36, pero finalmente el Gobierno ha reducido el tiempo.

Por primera vez en España la salud menstrual será reconocida como parte del derecho a la salud con bajas de tres días ampliables a cinco para quienes sufran dolores fuertes de la regla (con supervisión médica). Sin embargo, la esperada eliminación del IVA en los artículos de higiene femenina, conocida como “tasa rosa”, tendrá que esperar después de que la ministra de Hacienda haya rechazado la propuesta.

Además, los centros escolares y las prisiones tendrían que ofrecer estos productos de forma gratuita, algo que se iría ampliando con el tiempo en todos los organismos públicos. Algo que también se queda en el tintero. En el proyecto de ley también se especifica que se fomentarán campañas para desmontar los mitos sobre la regla.

En cuanto a salud sexual, la norma propone que los anticonceptivos hormonales y la pastilla del día después sean totalmente gratuitos. Estos sí se distribuirán en institutos y centros penitenciarios.

Asimismo, la nueva ley también hablará de los vientres de alquiler como una forma de violencia a la mujer. Aun así, ayer se conoció que el Ministerio de Justicia se opone a la propuesta de Irene Montero de perseguir a las parejas españolas que recurran a una mujer extranjera para alquilar su vientre. Por ello, esta medida también quedará finalmente fuera del proyecto del Ejecutivo.

 

Ismael Castaño. Redactor.

“Nuestras convicciones más arraigadas, más indubitables, son las más sospechosas. Ellas constituyen nuestro límite, nuestros confines, nuestra prisión”. José Ortega y Gasset