María Dolores de Cospedal durante su citación en la Comisión Kitchen del Congreso. Imagen: RTVE.

  • Dichas grabaciones demuestran que se intentó obstaculizar las investigaciones de la Justicia
  • El PP afirma que son cosas del “pasado”

El pasado lunes 18 de mayo la precampaña electoral andaluza se vio trastocada tras la publicación del periódico El País de unos audios con conversaciones del 20 de enero de 2013. Dichas grabaciones integran un diálogo entre la antigua secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal y el ex comisario, José Manuel Villarejo. En ellas Cospedal intentaba detener las investigaciones sobre la caja B del Partido Popular (PP) cuando esta se encontraba al cargo. Estos audios se han publicado ahora gracias a una orden judicial ya, que la grabación fue requisada del domicilio del comisario.

La que fue secretaria general de los populares desde 2008 terminó por dimitir de su puesto en 2018 tras la moción de censura que acabó con el Gobierno de Mariano Rajoy y tras ocupar un tercer puesto en las primarias del PP. En ese mismo año, en noviembre, salieron a la luz las primeras grabaciones de las conversaciones que mantuvieron Cospedal; su marido, Ignacio López del Hierro; y el comisario Villarejo relacionadas con la caja B del partido. Después de su publicación, a esta no le quedó más remedio que renunciar a su escaño en el Congreso de los Diputados.

Los nuevos audios contienen referencias a una “libretita” (los papeles de Bárcenas) en la se encontrarían los beneficiarios de los sobresueldos en negro a miembros del PP. Los nombres más relevantes de esa lista son los de Mariano Rajoy, Javier Arenas, Rodrigo Rato y la propia Dolores de Cospedal. Fue esta última la encargada de contactar con Villarejo para conocer quién más estaba recibiendo esos pagos ilegales y la cantidad exacta que se adjudicaba a cada uno.

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional concluyó la investigación de ‘Kitchen’ afirmando que fueron varios mandos del Ministerio del Interior del entonces Gobierno los que conspiraron para eliminar las comprometedoras grabaciones que Luis Bárcenas poseía sobre varios líderes del PP. Sin embargo, las nuevas filtraciones podrían ampliar el foco a Cospedal, quien ya pasó por el banquillo para declarar por su implicación en el caso. Finalmente, se dictaminó que no existían indicios suficientes para implicar a la política en la trama.

Tras la revelación de estos elocuentes audios, el PSOE contempla tomar medidas judiciales para lograr reabrir el caso ‘Kitchen’, el cual se cerró el pasado abril. Según fuentes cercanas al PSOE, estos también podrían estar manejando la posibilidad de crear una nueva comisión parlamentaria de investigación. Felipe Sicilia, el portavoz de la dirección del partido socialista, afirmó ante las cámaras que el PSOE siempre va a promover cualquier tipo de iniciativa que sirva para esclarecer los asuntos de corrupción.

Por su parte, el número tres del PP, Elías Bendobo, indicó que son cosas “del pasado” y que todo ello no debería influir en el nuevo equipo de Alberto Núñez Feijóo. El nuevo líder del PP también dio a entender que la publicación de los audios pocas semanas antes de las elecciones son muy oportunas y que aparecen o desaparecen en función del interés del que lo mueva.

Han sido muchos los políticos que se han pronunciado para dar su opinión sobre el asunto. Pablo Iglesias, exlíder de Unidas Podemos, escogió la cadena de radio RAC1 para comentar sus apreciaciones. En ellas constató que los audios contradicen completamente las declaraciones que realizó hace unos días el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, en las que apuntó que España es una democracia plena. Iglesias reiteró la cantidad de veces que el ministro repitió las mismas palabras: “España es una democracia, España es una democracia, España es una democracia”. Y añadió: “Basta escuchar esa conversación y ver los nombres que aparecen para señalar claramente cuáles son parte de los déficits de nuestro sistema político, policial, estatal y mediático”.

Irene Montero, la ministra de Igualdad, describió la cuestión como una gravedad absoluta y no dudo en hacer referencia a su vez al “escándalo” de los contratos por la compra de mascarillas durante la pandemia por parte del Ayuntamiento de Madrid. Declaró: “Lo que implican los gobiernos de la derecha con la extrema derecha es, por una parte, a la involución democrática, el recorte en derechos y libertades, y por otra, usar el dinero de todos para dárselo a sus amigos en lugar de para mejorar la vida de a la gente”.

El socialista Rafael Simancas señaló a su vez que Juan Manuel Moreno, presidente y candidato del PP a la Junta andaluza, es uno de los dirigentes de la formación popular que pueden estar relacionados con las conversaciones.

 

Anne Madrigal. Redactora.

“No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedan imponer a la libertad de mi mente”. Virginia Woolf

Califica este post