Mapamundi de libertad de prensa según Reporteros Sin Fronteras. Imagen: Reporteros Sin Fronteras.

  • El informe anual elaborado por Reporteros Sin Fronteras coloca a España tres puestos por debajo con respecto a 2021
  • Las causas de esta caída son la polarización de los medios, el aumento del trabajo precario en el periodismo y unos medios con más opinión que información

España retrocede del puesto 29 al 32 en la clasificación mundial de libertad de prensa, según el informe anual elaborado por Reporteros Sin Fronteras (RsF). Este resultado supone el peor de la historia de España y concuerda con la situación mundial, ya que nunca hubo tantos países con situación “muy grave” en lo que a libertad de prensa se refiere.

En gran parte, este empeoramiento de los resultados globales se debe a una serie de cambios metodológicos que se han introducido en el informe. Este año, Reporteros Sin Fronteras ha desarrollado cinco nuevos indicadores en su clasificación: contexto político, marco legal, contexto económico, contexto sociocultural y seguridad.

Los indicadores que penalizan a España son los políticos y económicos. La vicepresidenta del Consejo Internacional de RsF, Edith Rodríguez, ha explicado que los medios son “más opinativos que informativos” y que estos “desmerecen las demás informaciones y hacen que la ciudadanía desconfíe del periodismo”.

El problema económico en España en lo que a la profesión periodística se refiere se debe a que los grandes conglomerados de empresas controlan la mayoría de los medios de comunicación. Según el informe, existen graves dificultades para crear medios independientes, no se proporcionan ayudas y hay una creciente precariedad. 

Sobre este último aspecto, se menciona que la precarización comenzó con la crisis de 2008 y afirma que los periodistas precarios son más vulnerables a la censura y a las presiones.

Sin embargo, también existen indicadores positivos para España según Reporteros Sin Fronteras. Por un lado, el país ha mejorado en términos de seguridad debido a que “se ha desactivado el conflicto en Cataluña”, motivo por el que hubo decenas de agresiones a periodistas entre 2017 y 2019. Además, España no se ha visto afectada por las manifestaciones violentas de antivacunas, como sí lo han hecho Alemania, Francia o Reino Unido.

A su vez, se destaca una mejora en el contexto jurídico español gracias a la posible derogación de los “delitos de expresión” y a algunas disposiciones de la ley mordaza. A pesar de esto, Reporteros Sin Fronteras ha señalado que es preocupante el aumento de procesos judiciales contra la prensa, ya que consideran que se utilizan las demandas para intimidar o silenciar a periodistas.

Casos como la demanda de Iberdrola a El Confidencial, la de Cristina Cifuentes contra ElDiario.es o la de Teodoro García Egea a Infolibre han hecho que la Comisión Europea ponga en marcha la iniciativa SLAPP. Esta estrategia hace referencia a Strategic Lawsuit Against Public Participation y pretende proteger a los periodistas ante las acciones judiciales abusivas para intimidarlos.

La iniciativa SLAPP también está puesta en marcha en gran parte de los países europeos. Y es que el panorama global es crítico en lo que a libertad de prensa se refiere. Actualmente hay 28 países que se encuentran en una situación “muy grave”, frente a los 21 del informe anterior. Entre ellos figuran Rusia, China, Venezuela, Arabia Saudí o Afganistán.

Esta tendencia también se debe al regreso de los asesinatos de periodistas en la Unión Europea, como el de Giorgos Karavaiz en Grecia o Peter De Vries en Países Bajos, o incluso los asesinatos de los españoles David Beriain y Roberto Fraile. En el otro extremo, los países escandinavos dominan el podio de la clasificación mundial de libertad de prensa con Noruega a la cabeza, seguida de Dinamarca y Suecia.

 

Alberto García. Jefe de Deportes y redactor.

“No miente tan solo aquel que habla en contra de lo que sabe sino, ante todo, aquel que habla en contra de lo que no sabe”. Friedrich Nietzsche