La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, durante su intervención en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

 Imagen: La Moncloa

  • Yolanda Díaz plantea nuevas fórmulas para ganar el apoyo de las empresas a pesar de no necesitarlo
  • La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) sigue ralentizando el proceso por miedo a perder ventajas laborales

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, convocó el pasado miércoles, 7 de septiembre, una nueva mesa de negociación para aprobar el Estatuto del Becario, con el que busca regular la situación de los estudiantes eliminando las falsas becas y creando un marco de seguridad jurídica. La reunión no llevó a ninguna conclusión.

El Ministerio de Trabajo, que comenzó el 22 de abril de este año a crear fórmulas para satisfacer a ambas partes, volvió a posponer la decisión. Por su parte, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) sigue revisando el texto con lupa. 

Su aprobación supondría el fin de determinados fraudes de contratación. Por ello, la patronal planteó al Gobierno la posibilidad de cubrir las prácticas extracurriculares con becas. Díaz puso sobre la mesa la opción de compensar los gastos que suponga para las empresas siempre y cuando se evite el fraude laboral.

El Gobierno cuenta con el apoyo de los sindicatos UGT y CCOO con lo que es suficiente para aprobar la medida. Sin embargo, Joaquín Pérez Rey, secretario de Estado de Empleo y Economía Social, afirmó: “Vamos a hacer un esfuerzo para que la patronal se sume a este acuerdo que pueda ser un nuevo resultado del diálogo social”.

El objetivo principal de este estatuto es limitar la figura de las prácticas extracurriculares y aclarar qué situación tendrán los becarios en materia de Seguridad Social. Esta ley deriva de la Reforma Laboral redactada por Yolanda Díaz que ya se aprobó en febrero de este año. 

 

El fin de los falsos becarios

El estatuto pretende poner fin a los falsos becarios, es decir, cuando una empresa asigna tareas de empleado regular a un estudiante en prácticas. Este método es especialmente utilizado en las prácticas extracurriculares o voluntarias y supone un fraude laboral.

Para solventar la situación se pretende limitar el número de estudiantes por empresa en función de los trabajadores de la misma:

  • Un becario si la compañía tiene hasta diez trabajadores.
  • Dos becarios si la compañía tiene entre 11 y 30 empleados.
  • Tres becarios si la compañía tiene entre 31 y 59 empleados.
  • Un máximo del 5 % de la plantilla si la compañía tiene más de 60 empleados.

Por otra parte, con la finalidad de otorgar al estudiante privilegios con efectos en su futuro laboral, Díaz apostó por conceder derechos propios de empleados regulares. Entre ellos se encuentran el derecho a vacaciones, a prestación por desempleo, a cotización a la Seguridad Social y a recibir contraprestación en dinero o especie.

Otra de las medidas será hacer obligatoria la figura del tutor. La finalidad es que las tareas se ajusten al contenido informativo y que el instructor trabaje en coordinación con la institución académica. 

Estas medidas suponen una pérdida de privilegios por parte de las empresas. Con su aprobación, los estudiantes en formación deberían recibir remuneración y cotizar. Es por ello que la CEOE se resigna y ralentiza el proceso. En la última reunión alegaron que podrían surgir problemas con los becarios extranjeros.

 

¿Qué regulación está vigente?

Hasta el momento la legislación actual era la recogida en el real decreto de 2014. Este se limitaba a distinguir entre prácticas curriculares, incluidas en el Plan de Estudios del grado, y prácticas extracurriculares de carácter voluntario. 

La única mención hasta el momento la tuvo en junio de este año el Tribunal Supremo. Este sentenció que la situación de falso becario ha de ser considerada fraude laboral. Sin embargo, existe un vacío legal. En caso del cese de la patronal y de su aprobación, este sería el primer Estatuto del Becario de la historia de España.

Una vez aprobado, la vicepresidenta segunda del Gobierno continuará con su reforma laboral. El siguiente paso será desarrollar la Estrategia Nacional del Impulso del Trabajo Autónomo (ENDITA), que fue aprobada en junio.

 

María del Pico. Redactora.

«El periodismo es un aprendizaje continuo sobre la naturaleza humana». David Beriain