La laguna de Santa Olalla, en Doñana. Imagen: CSIC.

  • El humedal más grande de Doñana se seca, algo que no ocurría desde 1995
  • El debate sobre los indultos a los regadíos ilegales sigue sobre la mesa

La sequía, la falta de precipitaciones y la mala gestión de los recursos hídricos están azotando a toda España y ,por ende, a Andalucía. Las alarmas volvieron a saltar en el Parque Nacional de Doñana, en Huelva, en los últimos días, tras unas imágenes ofrecidas por la Estación Biológica de Doñana – Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en las que se apreciaba la falta de agua en el humedal más grande del Parque. En este caso, la laguna de Santa Olalla apareció prácticamente seca.

El CSIC lleva desde la década de los 70 registrando datos acerca del volumen y caudal de agua que hay en Doñana. Según el informe, esta situación es la tercera vez que se produce desde entonces.

La sequía que azota la península ibérica ha llevado a que El Gobierno andaluz, presidido por Juanma Moreno, constituyera la Comisión de Seguimiento de la Sequía en Andalucía, la pasada semana. Para Moreno Bonilla este es un instrumento con el que “damos un paso previsor y responsable”.

A pesar de esta medida, la sociedad andaluza critica al gobierno andaluz por el posible indulto a los regadíos ilegales de Doñana, responsables, en cierta manera, de la sobreexplotación de los acuíferos y recursos de la zona.

Los indultos estaban previstos para la anterior legislatura, pero el adelanto electoral paralizó su tramitación y aún no se ha presentado de nuevo en el parlamento autonómico.

Asimismo, Europa ha avisado de que en caso de que se produzcan estos indultos llevará el caso a la justicia europea, ya que temen un efecto llamada que se propague a otras regiones.
 

Javier Hernández. Redactor.

«La libertad está en ser dueños de nuestra propia vida». Platón