Varios diputados abandonan el hemiciclo. Imagen: VOX Congreso vía Flickr.

  • Los diputados de diferentes partidos utilizan el vacío legal para ocultar sus bienes y patrimonio
  • Solo siete de los 349 diputados informa de su agenda institucional

El congreso vuelve a quedar en tela de juicio por la falta de transparencia de los diputados. Al parecer, y según revelaba hace unos días elDiario.es, los parlamentarios de varias formaciones estarían abusando de un vacío legal para no informar con exactitud de su patrimonio y acciones en varias empresas.

Los miembros del parlamento estarían sorteando su obligación de hacer públicos todos sus bienes y las actividades económicas que puedan entrar en conflicto con su labor política. Dicha publicación debe hacerse en el momento de la toma de posesión y al dejar el cargo para controlar posibles enriquecimientos irregulares.

La información ofrecida por los parlamentarios es incoherente e incompleta, además de absurda en algunos casos. El informe del Congreso la calificó de “no creíble”.

En el caso de Santiago Abascal, líder de Vox, en su declaración del apartado de bienes inmuebles únicamente declaró “vivienda”, sin especificación catastral alguna. Tampoco declaró un préstamo de 360.000 euros. Abascal y Espinosa de los Monteros, miembros de Vox, no responden al apartado de intereses económicos, en el que se suelen detallar trabajos anteriores como funcionarios o en empresas privadas. Ambos firmaron una declaración en la que aseguraron que ninguna actividad desarrollada en los últimos cinco años podría condicionar su labor política.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, declaró “vivienda” en el apartado correspondiente al tipo de vivienda e Irene Montero “vehículos” en la sección donde debe especificar el tipo de vehículo.

Asimismo, los políticos de la Cámara Baja deben declarar sus acciones en bolsa, pero muchos de ellos optan por la imprecisión de la información y se limitan a manifestar datos tales como “acciones cotizadas en bolsa” o acciones “empresa”, sin especificar la empresa en concreto.

La falta de claridad se hace extensible a la agenda de los diputados, ya que, según el último informe de la Oficina de Conflicto de Intereses, en 2022 solo siete de los 349 parlamentarios informaron a los ciudadanos de su agenda institucional.

La solución planteada por la institución pública a este problema pasa por una reforma del texto y del Código en cuestión para evitar los vacíos legales en materia de transparencia.
 

Javier Hernández. Redactor.

«La libertad está en ser dueños de nuestra propia vida». Platón