Cartel Las del cuarto. Imagen: Las del cuarto.

Lola Rabal (Zoe) y Mireia Ribera (Maca) son dos de las protagonistas de la serie de éxito en Instagram Las del cuarto. Ellas junto a Claudia González (Coco) y Tamara Conde (Adri) cuentan en apenas unos minutos las vidas de las cuatro jóvenes. En cada uno de los 10 capítulos narras problemas cotidianos y cómo los afrontan siendo jóvenes.

Las del Cuarto habla de la soltería, la ansiedad, el futuro laboral o las exparejas, desde el punto de vista de cuatro chicas de 20 años. “No queríamos contentar  a todo el mundo, ya que no podemos entender cómo se puede sentir en principio una persona de 40 años”, asegura la autora.

El equipo está formado por 20 estudiantes, junto a dos cameos protagonizados por Carolina Iglesias (@percebesygrelos) y Paqui Peña. “Somos un grupo de amigos de la carrera muy talentoso, cada uno en su rama, y nos apoyamos todos en todo”, asegura Lola Rabal. 

¿Cómo y cuándo surgió el proyecto? 
Lola: El proyecto surgió en septiembre del curso pasado o así, porque había COVID, no íbamos a poder socializar y nos aburríamos. Se me ocurrió escribir unos guiones de una serie y como se apuntan a todo pues dijeron que sí y nos pusimos manos a la obra después de escribirlo.  

O sea que no fue un proyecto enfocado a ganar experiencia para vuestra carrera laboral, sino más bien por simple disfrute, ¿verdad?
Mireia: Sí. A ver, también como ese año con todo lo del COVID no íbamos a hacer prácticas ni nada, pues espabilamos y aprendimos un montón al final, o sea que también sirvió como experiencia aunque fuera “autoformación”. O sea, yo creo que nosotras decíamos “Te imaginas que tenemos…” y pensábamos “No, tonterías, esto lo van a ver nuestros padres y ya esta”, y de repente fue como guau, 3000 visualizaciones, 5000, el primer episodio 10.000 y nosotras “¿Qué dices? ¡Qué barbaridad!”. 

Lola: Sí, con que nos escribiera gente que no conocíamos ya era como «Esta persona me ha dicho algo precioso y no le sigue nadie de nuestros amigos” (se ríen). 

Las del Cuarto tiene nueve capítulos de un par de minutos. ¿Cómo es posible contar la historia de las chicas en tan poco tiempo?
Lola: El guion son capítulos muy cortos, pero se escribió durante mucho tiempo. Yo no lo escribí sola, sino que se lo iba enseñando a Tamara y a nuestra amiga Claudia para que me lo corrigieran y que una opinión externa lo entendiese, porque en mi cabeza todo se entendía. Entonces influyó la opinión de mucha gente durante mucho tiempo. Quitando el rodaje, todo lo demás fue con mucha calma. 

Mireia: También tuvimos una asignatura de guion en la que nos enseñaron que los personajes son como un iglú, porque al final hay mucho que no se ve y una pequeña parte que sí se ve…

Lola: El iceberg. 

Mireya: Sí, eso, el iceberg (se ríen). Y eso, había mucho trabajo de los personajes y, aunque luego se viera super poquito, nosotras sabíamos muy bien cómo eran, cuál era su pasado… Aunque luego se viera nada. 

Lola: Realmente es verdad, de hecho un día quedamos solo para la construcción de los personajes y no se ve ni el 70 % de, por ejemplo, que el personaje de Coco estudió no se qué y en el colegio le pasó no se qué y por eso era así, y no sale en el capítulo. 

Los primeros capítulos son una presentación de las cuatro “chicas del cuarto”, pero ¿los personajes están inspirados en vosotras o son fruto de la ficción? 
Lola: A ver, es que el de Maca da en el clavo, pero el del resto… Tía, que yo estudiaba química, que no… (se ríe). El suyo (Mireia) es verdad que está hecho para ella al dedillo, pero el de el resto no tanto, hay algo, hay cosas. 

Mireia: Y los personajes se escribieron sabiendo quienes iban a ser las actrices, así que algo de cada una tiene. 

Lola: Bueno, tú ibas a llamarte Zoe y yo, Maca, que el otro día lo vi en la libreta… (se ríen).

Y ¿la estética de dónde surge? ¿En base a vuestros gustos personales o en relación a la personalidad de los personajes? 
Lola: Sí. Lo que nos pasa un montón es que como nosotras llevamos todo no podemos delegar porque al final somos estudiantes, y nos pasa que perdemos el hilo con cosas que no siguen la estética concreta, y como vamos creciendo y nos vamos formando a lo mejor dentro de 5 meses nos gusta otra estética, entonces…

Mireia: Estamos todavía ubicándonos un poco. 

Bueno y sobre vosotras, ¿es la primera vez que actuáis o ya habíais tenido contacto con este mundillo?
Lola: No, nosotras no somos actrices (se ríe).

Mireia: No íbamos a pagar a actores porque no había presupuesto… 

Lola: Claro, solo podíamos contar con nosotras y con nuestra disponibilidad, o decirle a alguna amiga que estudia interpretación que se una, pero no tenía la disponibilidad que teníamos nosotros, que era la misma, porque somos todos amigos de clase y al final teníamos las mismas asignaturas y sabíamos cuándo no teníamos clase y podíamos grabar. Y ojalá contar con presupuesto para contratar a actores y actrices, pero la realidad es que no. 

Mireia: Tuvimos que espabilar… Todo era como “Haz esto natural” y ya está, y al final pues se intentaba.  

¿Sentisteis algún tipo de vinculación con el personaje o fue algo más lejano a vosotras? 
Mireia: Yo sí, a ver, pero porque Maca es muy yo, entonces algo si me siento inspirada. Y ahora pensando en nuevo contenido es como “Ay, voy a decir esto porque lo siento yo, pero también es muy de Maca”.  Y nada, realmente tampoco nos dio tiempo de meternos en el personaje porque en dos minutos de capítulo pues… Pero bueno, les coges cariño.

Lola: Pero no somos actrices, no sabemos meternos en el papel, de sentir, de no sé qué… Entonces al final era «Tienes que hacer que estás tomando un café, decir estas frases y hacerlo natural”. Yo no estuve a lo mejor, como me cuentan mis compañeros que estudian interpretación, preparándome, metiéndome en el papel… no. Pero sí, les coges cariño, estás mucho tiempo con la coña de “Soy Zoe, soy no sé quién….” y Zoe, por ejemplo, es muy directa y yo me reía, pero la realidad no es tan así. 

La serie está narrada por Alicia Fernández que imaginamos que es también compañera vuestra. ¿Por qué decidisteis contar con una narradora en vez de establecer un diálogo continuo entre las protagonistas?
Lola: Pues porque no tenemos una voz bonita, la realidad…

Mireia: Bueno, también era la idea, te habías inspirado en otros vídeos y otras cosas…

Lola: Sí, queríamos que fuese alguien de fuera. Y luego, entre nosotras, una voz como narrador o narradora era muy difícil. Y, de hecho, iba a ser uno de nuestros amigos del grupo que hace radio, quiere dedicarse a ello y tiene una voz increíble. Y es verdad que me cogió un amigo, el que se encargó del plan de rodaje y me dijo “Vamos a ver Lola, estás hablando de problemas de mujeres y de cosas de mujeres…”. 

Mireia: A ver, que es un poco para todos, pero que…

Lola: Sí, pero no queda coherente que lo haga un hombre. Y en ese momento nos pareció buena idea, y Alicia, como estudia Traducción e Interpretación, practica mucho la exposición de su voz al público y tal, y vimos que nos gustaba cómo lo hacía y se unió al proyecto. 

En el primer capítulo Zoe, Maca, Coco y Adri se montan una karaoke casero, donde suena “Besos” de El Canto del Loco, ¿escogisteis la canción de manera aleatoria o significa algo para vosotras? 

Mireia: No me acuerdo (se ríe)… Yo creo que fue en plan, “¿Cuál nos sabemos?, ¿con cuál nos emocionamos?” Y dijimos, pues esa. 

Lola: Nos queríamos motivar. Nos vino la policía a donde estábamos grabando a las 12 de la mañana por hacer mucho ruido, pero…

¿Y cómo surgió la colaboración con Carolina Iglesias (Percebes y Grelos)?
Lola: Pues, nuestro amigo Joaqui que dirigió Las del cuarto también trabajó en su serie “Válidas” y es que es más maja que na’… Y como en su serie él estuvo también al pie del cañón haciendo de taxista sin parar, pues se lo propuse y es que ni se lo pensó, y monísima… Y esas cosas siempre te sirven de ayuda.  

La banda sonora, porque tenéis una propia, la hizo Primera Dama, ¿pensasteis en ellos desde el inicio? 
Mireia: Hombre es que son… 

Ambas: Son ellos (se ríen). 

Lola: Son de nuestros mejores amigos. 

Mireia: Son nuestros amigos y obvio, no lo iba a poder hacer nadie más. También porque lo hacen muy bien, pero que no hay dinero tampoco para otra cosa (se ríe). Pero que lo hicieron muy bien, y estuvimos super contentas y nos encantó. 

Lola: Sí. Yo descubrí que mi sueño es trabajar con mis amigos, porque trabajamos bien. 

¿Participasteis en el proceso creativo de la canción o fueron únicamente ellos?
Lola: Les pasamos el guion y David González hizo la letra, Rober le ayudaba en todo, también participó muchísimo… Es que fueron ellos, todo fue obra suya. 

Después de la publicación de los capítulos y tras haber finalizado la serie, desvelasteis parte del proceso creativo y de producción. ¿Cómo es organizar y trabajar con un equipo así? Porque erais muchos en el equipo, ¿verdad?, ¿cuántos erais?
Lola: 17, 20…

Mireia: 15… 

Lola: Un poco más… Es que era nuestro grupo de amigos y si al día siguiente necesitábamos más gente luego te aparecía de sorpresa uno que se creía que iba a pasar el rato y le ponías la pértiga…

Es que no sé, increíble. Trabajar con tus amigos… No sabíamos que nos complementábamos tan bien, que bajo esa presión de tener un sitio alquilado y tener que sacar todas las escenas lo íbamos a hacer tan bien, y que esa persona que te piensas que es más vaga porque en los trabajos de la universidad se relaja, no puso ningún problema. 

Y en vestuario era “pum, pum, pum” y todo salía bien, aunque obviamente había miles de inconvenientes. 

Mireia: Al final todo salía bien. 

Lola: Sí, es que la capacidad resolutiva de todo el mundo y la coordinación es que…

Mireia: Y yo creo que en la realización Joaqui que era director/productor, un poco de todo, fue super importante. Era al que no le daba miedo decir “Ya, esto, vete aquí, vete allí”. O sea, que nos ubicaba y nos ponía firmes, y yo creo que fue super necesario porque sino habríamos ido un poco más como gallinas sin cabeza. 

Lola: Sí, esas dos semanas vale que te insulten, que te echen la bronca y no valen ni victimismos ni nada… 

Además, parte del equipo está estudiando Periodismo y Comunicación Audiovisual, ¿animaríais a los estudiantes a llevar a cabo proyectos como el vuestro de manera autodidacta a partir de la formación que habéis recibido en la universidad?
Lola: Sí, totalmente. O sea, no es por fliparme ni nada, pero yo creo que aprendí muchísimo más sobre todo gracias a Joaqui en el rodaje y tal… Yo no había hecho un plan de rodaje en mi vida, una pértiga la había usado, pero no con tanta maña…

El día antes de quedar con Carolina Iglesias fue que Joaqui dijo “voy a su casa y no voy a hacerle perder el tiempo, y me he quedado sin equipo de sonido porque la universidad se ha lavado las manos”, y cuando fuimos a por el equipo de iluminación, que eso fue un problema que hubo, había desaparecido el conserje  porque su turno terminaba, aunque le quedaban como tres horas de trabajo. Pues te ves un día de lluvia, sin contactos en este mundo, que no tienes ni idea de un equipo de sonido… Planteamos comprar una pértiga y cuando ves los precios… 

Mireia: Luego el sonido igual…

Lola: Sí. El sonido, la iluminación, todo… 

Mireia: Aprendes a espabilar. Nosotros desde primero tuvimos una profesora que nos dijo “Espabilad vosotros, tirad, porque sino la universidad, sí pero no”. A espabilar aprendes en la calle, haciendo tus propias cosas, que si ahora esto, que si ahora lo otro… ¿Montamos una serie? No, qué locura. Pues sí, móntala, qué más da. Vas tirando, vas aprendiendo cosas y, salga bien o salga mal, algo aprendes siempre. 

Lola: Sí. Fue una profesora que el primer día de clase en la presentación de la asignatura, éramos un equipo de Periodismo de guerra y nos puso el equipo de iluminación y de sonido, sin tener ni idea, recién sacados del instituto, uno de Bachiller de salud, de no se qué… “Móntalo y grábame esto”, y pensabas, esta tía está loca, pero hay que espabilar. La universidad te da unas bases y una responsabilidad, y luego hay profesores buenísimos igual que hay profesores penosos, pero hacer estas cosas de verdad es super necesario. 

Bueno, vosotras habéis lanzado la serie por Instagram. Suponemos que sabéis que los hábitos de consumo de contenido audiovisual han cambiado bastante últimamente. En cuanto al formato, ¿por qué Instagram y no otra plataforma de contenidos como Twitch o Youtube?
Mireia: Yo creo que sobre todo porque cada vez nos dicen más que el contenido se consume más corto. O sea, algo dura 5 minutos o así y ya piensas, “Qué pereza”. Entonces dijimos, vale, pues vamos a hacerlo de esta manera. 

Lola: Sí, es que lo de “Haz lo que te guste 20 minutos”… No. Nosotras pensamos mucho en el consumo en la realidad. A mí me sale un vídeo de 1 minuto y lo veo, me pones uno de 6 y ya me tiene que interesar para que lo vea. 

Los cuatro últimos capítulos tratan problemas por los que pasan los jóvenes, ¿creéis que en las series más comerciales se idealiza o exagera el modo de vida que se lleva en la adolescencia? 
Mireia: Sí, desde luego. A mí se me ha venido a la mente Élite en seguida, ahí todos los adolescentes guapísimos, sin un grano, todo fantasías sexuales… No sé, hay muchas cosas que yo creo que no se tratan y son las cosas más normales que nos pasan a todos, y eso queríamos transmitir nosotras un poco. 

Lola: Sí, es verdad que series como Élite te tratan problemas del día a día, pero de una forma surrealista, siendo marquesa y no sé qué… Y qué guay verla en dos días y acabarla, pero la realidad, por lo menos la nuestra, es otra totalmente distinta. 

¿Conocéis nuevas series más cercanas a los jóvenes como Hit, de TVE, o Skam, de Movistar? 
Lola: Yo Skam sí la conozco. Bueno, sé que está basada en una serie noruega si no me equivoco. Creo que me he visto dos temporadas o así, no sé, ¿cuántas tiene? ¿Cuatro? (se ríe). Bueno, pues sí, yo he visto dos y se nota muchísimo la diferencia entre una realidad mucho más objetiva… No la llegué a terminar, pero sí que se acerca mucho más a la realidad. 

Hemos visto que cuidáis mucho la estética y el contenido de vuestro Instagram y, además, habéis seguido activas durante el verano, ¿es una forma de dar continuidad a la historia de Las del Cuarto?
Mireia: Sí, sobre todo yo creo que después de haber ganado cada vez más seguidores dijimos “Jolín, esto hay que aprovecharlo, ahora algo hay que hacer para mantenerlos”. No sabemos muy bien dónde vamos, pero sabemos que queremos continuar y aunque sea dar contenido entretenido, natural y todo eso siguiendo nuestra línea…

Lola: Aprendiendo… Hacer una cosa en Photoshop, equivocarnos, subirla y no sé qué… Nos gustaría crear una comunidad en la que poder tratar los temas que tratamos en la primera temporada, pero sabiendo lo que hacemos. Nos cuesta un montón, todos los jueves tenemos reunión de “Pues he pensado esto” o “Podemos hacer este Reel así o este IGTV así”. Todo esto para no salir de la universidad con el culo al aire, tener algo… 

Y cómo no nos esperábamos tener tanto… A lo mejor 2.000 seguidores para una persona es una tontería, pero para nosotras es una responsabilidad de cada cosa que subimos, porque también nos siguen un montón de niñas de distintas partes de España y te hablan para decir “A mí esto me ha servido porque yo también lo sufro”, y sientes una responsabilidad… 

Cuando estábamos con la publicación de los capítulos, que era cuando estábamos más activas, y llegábamos a más gente, nos hablaba gente de Guatemala, de Argentina… Y todo eso nos cala mucho a la hora de publicar cualquier cosa. 

Seguro que os han preguntado mucho, pero ¿hay a la vista una segunda temporada?
Lola: A ver, la realidad objetiva es que dependemos de nuestros compañeros, que también están embarcados en otros proyectos para mejorar su futuro, la universidad avanza y se complica con trabajos, prácticas y exámenes… y es que dependemos de que nuestros amigos tengan disponibilidad para ayudarnos, también de nosotras, de darle al coco con las ideas.

Mireia: Lo más importante es el tiempo…

Lola: Sí, y que lo que hemos hecho no lo hacen 10 personas. 

Mireia: Nos encantaría, pero se va viendo. Hay que ser realistas. 

¿Y os planteáis subir a otras plataformas y hacer capítulos más largos, dándole otra salida al proyecto más allá de Instagram?
Lola: Si hubiese dinero… Es que, a ver, al lado de grandes producciones o incluso pequeñas, es una tontería el dinero que pusimos, que ni llegó a los 700-800 euros, y ese dinero daba para eso. Para más tiempo de iluminación y de sonido, no nos daba. A lo mejor si hacemos una segunda temporada invertimos más dinero porque tenemos un dossier que enseñar y más gente que quiere participar, pero al final el dinero que tienes te da para grabar x tiempo. 

Mireia: Y yo creo que en cuanto a las plataformas, es un contenido muy de Instagram, en plan, capítulos de 3 minutos en Youtube, que es un sitio para vídeos más largos, a lo mejor se ríen de ti. Y bueno, alguna vez hemos pensado en hacer cosas en Tik Tok, pero yo creo que el contenido que hacemos es muy instagramer por ahora, nunca se sabe.

Lola: Y a ver, es que Instagram ofrece muchísimas posibilidades. Yo soy súper defensora de Instagram. O sea, mi madre se tuvo que hacer Instagram para ver la serie, o mis tíos y mi abuelo cómo han visto la serie sin saber casi manejarlo… Normalmente llega a la gente más joven, pero yo soy super consciente de las posibilidades que da y siento que es solo el principio de la plataforma. 

 

Marina García. Jefa de redes sociales e imagen corporativa y redactora.

“Los periodistas servimos para ayudar a los ciudadanos a serlo. A ser libres y capaces de gobernarse a sí mismos”. Joaquín Estefanía

Mª Luisa Muñoz. Jefa de redacción y redactora.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Orwell

Yaiza Rubio. Jefa de Dinamización de redes y redactora.

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro”. Descartes