Valla fronteriza de Melilla. Imagen: Ángel Gutiérrez Rubio en Wikimedia Commons.

  • El pasado 2 de marzo se registró la cifra más elevada de migrantes irregulares que trataban de entrar en España
  • La Guardia Civil ha pedido refuerzos humanos y técnicos en la frontera

Melilla está viviendo una crisis migratoria tras tres intentos de grupos migrantes de traspasar la valla fronteriza en los primeros días de marzo. Miembros de la Guardia Civil aseguraron que se han enfrentado a “unos asaltos cada vez más violentos y premeditados” y pidieron el “refuerzo de medios humanos y técnicos”. En cambio, Unidas Podemos (UP) ha reclamado al Ministerio del Interior investigar presuntas agresiones policiales desmedidas, algunas difundidas por redes sociales.

El primer salto se produjo el pasado 2 de marzo, cuando más de 2.500 inmigrantes de origen subsahariano trataron de entrar a España de manera irregular. Según la Delegación del Gobierno en la Ciudad de Melilla, es la cifra más numerosa registrada. Finalmente, fueron 491 personas las que consiguieron atravesar la frontera.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles de Melilla (AUGC) definió el episodio como un “asalto masivo de gran violencia” en el que “algunos portaban garfios, palos, tornillería en los zapatos y también lanzaron piedras contra los agentes”. De esta forma, reivindicó que “los guardias civiles continúan enfrentándose a esta situación sin personal suficiente ni medios de contención adecuados para frenar los asaltos”. “Insistimos en la necesidad de que toda la zona disponga de un vallado con peine invertido, es un mejor medio de contención porque es menos lesivo y eficaz”, añadía la AUGC.

Por su parte, la delegada del Gobierno en Melilla, Sabrina Moh, notificó que los migrantes se encontraban en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). En cuanto a los heridos, 25 guardias civiles, 2 agentes de policía y 20 inmigrantes habían requerido atención médica, aunque todos ellos con pronóstico leve.

Un día más tarde, el 3 de marzo, un total de 1.200 personas protagonizaron otro salto a la valla, de las cuales 380 lograron atravesarla, según Moh. La delegada del Gobierno anunció: “Casi cien efectivos van a venir a prestar servicio y apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en el territorio”.

El pasado martes, 8 de marzo, un nuevo grupo de 1.000 migrantes intentó entrar en Melilla, aunque solo 400 llegaron a la valla y ninguno logró entrar en España, de acuerdo a la actuación de las fuerzas marroquíes.

De esta forma, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró el pasado miércoles en el Congreso, tras las interpelaciones de PP y Vox, que está trabajando en que todo el perímetro vallado cuente con “peines invertidos”. Aunque ya están colocados en 7 kilómetros de barrera, la zona por donde los migrantes accedieron a España en los últimos días no lo tenía instalado.  De igual forma, afirmó que la frontera será “inteligente” a finales de año, es decir, será un circuito cerrado de televisión y sensores para controlar y detectar cualquier intención de asalto.

Javier Ortega Smith, diputado de Vox, mostró su preocupación al respecto y enumeró las “10 mentiras” de Marlaska sobre las fronteras de Ceuta y Melilla. Entre otras cosas, afirmó que Marruecos no colabora con España, como afirma el ministro, porque usa a los migrantes para “chantajear económicamente” y presionar demográficamente con el objetivo de reivindicar como propias las dos ciudades españolas del norte de África. Tras su intervención, la vicepresidenta tercera del Congreso, Ana Pastor, reprendió al diputado por sacar dos garfios, ya que el Congreso es “la casa de la palabra”.

Unidas Podemos ya había tratado la crisis migratoria de Melilla en el Parlamento el pasado viernes, 4 de marzo. En este caso, para pedirle al Ministerio del Interior que investigue las actuaciones de los agentes con los migrantes en la frontera de Melilla, pues se filmaron imágenes que mostraban agresiones abusivas. Y, en caso de que así fuera, que se cesara a los responsables. Asimismo, destacaron que varias organizaciones de Derecho Humanos han denunciado la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Ángel Gabilondo, defensor del pueblo, también ha pedido información al respecto. “Estas  imágenes muestran, por lo que se puede apreciar, un uso desproporcionado de la fuerza por parte de los agentes”, afirmó. Y, a su vez, añadió: “Como es sabido, el control de las fronteras debe llevarse a cabo dentro del respeto y garantías de los derechos fundamentales de todas las personas, tanto de los agentes de la autoridad, como de personas que intentan acceder al territorio nacional”.

 

Macarena Hortal. Redactora.

“Decís vosotros que los tiempos son malos. Sed vosotros mejores, y los tiempos serán mejores: vosotros sois el tiempo”. Agustín de Hipona