Imagen: Momento de la detención de Hasél (Marc Brugat).

  • Hasél se atrincheró en la universidad de Lleida este lunes
  • Su detención ha provocado numerosos disturbios y críticas

Los Mossos d`Esquadra han entrado este martes en la Universidad de Lleida para detener al rapero Pablo Rivadulla Duro, más conocido como Pablo Hasél, tras haber desobedecido la orden judicial, impuesta por la audiencia nacional, que le obligaba a entrar en prisión el pasado viernes. Tras su detención ha sido trasladado a la prisión de Ponent en Lleida. El rapero español se había atrincherado este lunes en el edificio del rectorado junto a numerosos simpatizantes que reclamaban su libertad. Los Mossos le detenían mientras el artista gritaba “¡No nos va a parar este estado fascista!”.

La condena impuesta es de 9 meses de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona y a los cuerpos del estado. El fallo que le acusa de enaltecimiento al terrorismo tiene su origen en unas canciones subidas a Youtube en las que hablaba del terrorismo de ETA, los Grapo, Terra Lliure o Al Qaeda.

Algunas de las rimas que vertió en esas canciones fueron las siguientes:

-«¡Merece que explote el coche de Patxi López!».

-«Es un error no escuchar lo que canto, como Terra Lliure dejando vivo a Losantos».

-«Los Grapo eran defensa propia ante el imperialismo y su crimen».

-«Quienes manejan los hilos merecen mil kilos de amonal».

-«Pienso en balas que nucas de jueces nazis alcancen»

Los Jueces no consideraron que estas consignas estuvieran amparadas por la libertad de expresión, argumentaron que en ellas «late de una manera patente el discurso del odio».

Los delitos de injurias a la corona y a los cuerpos del estado se fundamentan en 64 tuits escritos entre el 2014 y 2018. Entre ellos estaban los siguientes mensajes.

-«La familia real son unos parásitos.»

-«La monarquía tiene negocios criminales como el tráfico de armas a Arabia Saudí.»

-«La monarquía vive a todo lujo a costa de la explotación y miseria ajena.»

-«La Guardia Civil, como hasta el tribunal europeo ha dicho, ha torturado.»

Hasél se escudaba en la libertad de expresión y en que no estaba diciendo nada que no fuera verdad. Estos días se ha hecho viral el vídeo de su juicio, en el que declaraba «a ver si voy a ser yo culpable de que el rey dilapide dinero público yéndose de caza por África o que a sus amantes se compre su silencio con dinero público» y que su única finalidad era denunciar unas injusticias y defender los derechos y libertades democráticas.

Esta detención ha provocado graves disturbios en Barcelona que han dejado 18 detenidos y 33 heridos, la mitad de ellos policías. La Plataforma “Llibertat Pablo Hasél” ha convocado para este miércoles otra concentración ante la cárcel donde se encuentra el rapero, además de nuevas marchas en varias ciudades.

Las críticas al encarcelamiento cobraban más fuerza esta semana cuando Isabel Peralta, conocida falangista tomaba el micrófono en un homenaje a la división azul, y entonaba consignas con marcados mensajes neonazis y antisemitas: «El judío es el culpable y la División Azul luchó por ello para librar a Europa del comunismo, que es una invención judía destinada a enfrentar a los obreros». Las redes sociales ardieron y muchos tomaron como suyas las palabras de Hasél quien argumentaba en su juicio que los límites de la libertad de expresión siempre son para los mismos, que siempre son los antifascistas los que son juzgados y condenados.

 

Javier Marañón. Jefe de Sociedad y redactor.

“Mas vale permanecer callado y parecer tonto que abrir la boca y despejar toda duda”. Groucho Marx

Califica este post