Imagen: Timo Studler en Unsplash.

  • La Administración Trump había acordado retirar las tropas antes del 1 de mayo, pero se retrasará debido a dificultades logísticas
  • Joe Biden pondría fin a casi 20 años de guerra con los talibanes

El 11 de septiembre de 2021, Joe Biden retirará a los 2.500 miembros del ejército estadounidense que, por ahora, se encuentran en Afganistán para poner fin a casi 20 años de guerra con Al Qaeda. La fecha límite de retirada había sido fijada el 1 de mayo por Donald Trump, sin embargo, el gobierno de Biden ha decidido posponerlo cuatro meses, pese a las amenazas de los talibanes.

El inicio de esta guerra se remonta al 7 de octubre de 2001, cuando el presidente republicano George W. Bush lanzó el primer ataque contra el régimen talibán afgano. El motivo de este ataque fue la acusación del presidente estadounidense a los talibanes de haber colaborado con Osama Bin Laden y otros líderes de Al Qaeda en los atentados de las Torres Gemelas y el Pentágono el 11 de septiembre de ese mismo año.

Los norteamericanos lideraron la lucha contra el terrorismo talibán, dejando a sus espaldas 2.000 soldados estadounidenses muertos, además de sucesos como la muerte del periodista Jamal Khashoggi por orden del gobierno saudí en 2018, tras las críticas de este al régimen de Riad, capital de Arabia Saudí. Los intentos de pacificación se remontan a la presidencia de Barack Obama (2008-2016), quién heredó el conflicto y fijó la fecha de retorno de las tropas en 2011, pero tuvo que retractarse.

Al llegar Donald Trump a la Casa Blanca, prometió cesar las “guerras lejanas” y formalizó los acuerdos de febrero de 2020 con los talibanes, en los que el grupo extremista se comprometió a mantener conversaciones con el gobierno afgano, reducir la violencia y desligarse de organizaciones como Al Qaeda. A cambio, Estados Unidos se comprometía a retirar sus tropas antes del 1 de mayo de 2021, fecha que ha sido calificada por Biden como “poco realista”.

Tras el anuncio de prórroga para la retirada, los radicales, pese a no haber cumplido los acuerdos de buscar soluciones con el gobierno de Kabul, capital afgana, han amenazado con reanudar la violencia después del 1 de mayo. En respuesta a esto, la Casa Blanca ha advertido a los talibanes de que “cualquier ataque a las tropas estadounidenses se encontrará con una respuesta contundente”. Además, también informó sobre la retirada de la coalición militar de la OTAN de Afganistán, que está compuesta por casi 10.000 soldados de Reino Unido, Alemania o Polonia, entre otros.

“Nos comprometemos a quedar en cero para el próximo 11 de septiembre”, señaló un alto funcionario estadounidense, de manera anónima, a la agencia de noticias Associated Press. De esta manera, 20 años después de los atentados del 11-S, Biden buscaría poner fin a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos. A pesar de esto, según varios informes de los servicios de inteligencia, los acuerdos de paz parecen improbables, ya que los talibanes podrían aprovechar el repliegue de las tropas americanas para ocupar más terreno.

 

Alberto García. Jefe de Deportes y redactor.

“No miente tan solo aquel que habla en contra de lo que sabe sino, ante todo, aquel que habla en contra de lo que no sabe”. Friedrich Nietzsche