Irene Montero en el pleno del Congreso del 18 de mayo. Imagen vía: Congreso de los Diputados.

  • El Partido Socialista se abstuvo y provocó que la ley quedara estancada
  • La ministra de igualdad asegura que la ley se aprobará tarde o temprano y se compromete con los derechos trans

El pasado martes 18 de mayo, se votó en el Congreso de los Diputados la aprobación de la Ley Trans propuesta por ERC, Más País, Compromís, CUP, Junts per Catalunya y Nueva Canarias. El Partido Socialista optó por la abstención, lo que supuso que la ley no siguiera adelante.

El PSOE justifica su voto neutro en base a la falta de seguridad jurídica en el proyecto de ley, en concreto, a lo relativo al cambio de sexo o autodeterminación de género. “Es necesario no desbordar el marco constitucional. La autodeterminación de género no es un derecho fundamental”, ha argumentado el Partido Socialista ante la avalancha de críticas.

La ministra de igualdad, Irene Montero, ya había presentado un borrador sobre esta ley en febrero y desde la agrupación morada esperaban que el PSOE facilitara la tramitación de la iniciativa y que después corrigiese aquellos aspectos negativos o contrarios a sus posiciones. Sin embargo, el Partido Socialista nunca llegó a hacerlo debido a que “la iniciativa presenta deficiencias en diferentes ámbitos, por lo que incluso la vía de enmiendas no sería suficiente para subsanarlas”, tal y como afirma Susana Ros, diputada del PSOE. De ahí la razón por la que este martes se votó la iniciativa presentada por otros partidos.

Por otro lado, el Partido Popular y Vox han votado en contra de la propuesta. El PP se justifica, al igual que el PSOE, en la falta de seguridad jurídica de la norma y acusó a los partidos que han presentado el proyecto de utilizar a las personas trans como “arma electoral”. Asimismo, hizo una llamada al Partido Socialista: “El PSOE no puede dejarse arrastrar”, además de denunciar “que se trate de modificar por la puerta de atrás el concepto jurídico de sexo por género”, algo que también ha argumentado el PSOE.

Por su parte, Ciudadanos ha decidido desmarcarse del PP y Vox, y ha votado a favor de la ley.

El futuro del proyecto de ley es incierto, aunque el PSOE asegura que la ley está muy cerca de aprobarse en el Consejo de Ministros, y que cuando eso ocurra, el partido se pondrá con ello de forma prioritaria. No obstante, todavía es difícil saber en qué plazos se traducirá eso.

Reacciones ante la abstención del PSOE
Irene Montero insistió en su discurso final en que la Ley Trans terminará siendo ley y ha reprochado al PSOE que en 2019 apoyara la libre autodeterminación de género y ahora cambie de opinión: “Es difícil creer que una ley que tenía seguridad jurídica en 2019, no la tenga en 2021”.

«Si son la izquierda, ¿hasta cuándo van a dejar de mirar para otro lado? ¿Hasta cuándo van a permitir la violencia desatada contra sus cuerpos y sus mentes?», ha interpelado Pilar Valluguera, diputada de ERC, uno de los partidos solicitantes.

A esta misma línea se ha sumado Íñigo Errejón, quien además, ha animado al Partido Socialista a discutir sobre las diferencias durante la tramitación parlamentaria de la norma porque “no se pueden poner de perfil”, es decir, que deben posicionarse.

Iñigo Errejón en el pleno del Congreso el 18 de mayo. Imagen vía: Congreso. 

Mireia Vehí, diputada de la CUP, otro de los partidos que ha presentado el proyecto de ley, se ha sumado a denunciar el bloqueo del PSOE: «Hoy, la abstención es ir con los que consideran que las personas trans están enfermas. No sé cómo harán ustedes el próximo 28 de junio, Día del Orgullo, y si les va a valer con un tuit del presidente».

Puntos básicos de la Ley Trans que se ha presentado

  • Autodeterminación: Se refiere al derecho al reconocimiento de la identidad de género de una persona sin necesidad de hormonarse.
  • Despatologización: Hasta el momento, las personas que querían cambiar su identidad en la documentación debían acudir con un informe de un profesional de la salud mental que indicara que padecía “disforia de género”. Esta ley intenta garantizar que no se necesite un certificado médico para ello, dando así a entender que no es una enfermedad.
  • Género no binario: Las personas no binarias (también denominadas queer) son aquellas que no se identifican con los géneros tradicionalmente establecidos, es decir, el masculino y el femenino. Puede identificarse con cualquier otro género, como puede ser el fluido, demi género, poli género, ágenero… La ley contempla tener en cuenta estos casos, pero no figuraría en los documentos oficiales como tal, simplemente tendrían la opción de omitir la mención relativa al sexo.
  • Derechos y violencia machista: Ha habido una gran polémica respecto a este tema por parte de algunos colectivos feministas, los cuales afirman que puede ser un peligro para la violencia machista. Sin embargo, la ley especifica que los cambios de identidad “no alterarán la titularidad de los derechos y obligaciones jurídicas que pudieran corresponder a la persona con anterioridad”, lo que quiere decir que una persona no podrá librarse de una condena por un cambio de identidad y no afecta a los efectos establecidos en la Ley Integral contra la Violencia de Género.
  • Menores: Este es también uno de los temas más polémicos. Partidos de ideología de derecha han destacado que podría ser un peligro hormonar a niños pequeños. Para entender la propuesta de esta ley, es necesario recurrir a una sentencia del Tribunal Constitucional en 2019 que alega que los menores “con suficiente madurez” y “situación estable de transexualidad” pueden efectuar los cambios necesarios.

Partiendo de ello, esta ley establece franjas de edades: a partir de los 16 años la persona puede autodeterminarse por libre, entre los 12 y los 16 años puede hacerlo por sí mismo pero siempre con el consentimiento de sus padres, y por último, en menores de 12 años solo podrá ser a través de sus representantes.

  • Educación: En este ámbito, la ley se refiere a que los alumnos tienen derecho a exteriorizar su identidad de género en el ámbito escolar y para ello el personal docente debe respetar su imagen física y otros aspectos, como la indumentaria.
  • Ámbito sanitario y reproducción: La ley garantiza que la operación de sexo pase a estar incluida en la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de la Salud. Esto abarca tratamiento hormonal, terapia de voz, cirugías genitales, mamoplastias, mastectomías y material protésico.
  • Trabajo: En el ámbito laboral, la ley establecen incentivos para facilitar a las personas trans conseguir un empleo debido a la habitual dificultad que tienen de acceso al mercado laboral.

 

 
Macarena Lledó. Subdirectora y redactora.

“Si no creemos en la libertad de expresión de las personas que despreciamos, no creemos en ella en absoluto”. Noam Chomsky