Recomendaciones del IGN. Imagen: Instituto Geográfico Nacional.

  • Ante un seísmo, lo principal es mantener la calma
  • Se recomienda hacer simulacros de actuación en caso de terremoto

Tras los eventos sísmicos vividos en los últimos días en la provincia de Granada, se plantea la pregunta de qué hacer en esos momentos. Otros países como China enseñan en las escuelas desde pequeños los protocolos anti-terremotos, sin embargo, en España y en la mayor parte de Europa estos protocolos no están tan extendidos debido a la mínima acción sísmica que se vive.

El Instituto Geográfico Nacional (IGN) plantea una serie de protocolos que se deben seguir antes, durante y después de un terremoto.

Según las indicaciones es necesario tener preparado un botiquín, linternas, agua y comida, un silbato, radio y pilas y si es posible, un extintor. También expone que es conveniente hacer simulacros con el objetivo de determinar cómo debe actuar cada uno, para ello explica que es necesario controlar donde se sitúan las zonas seguras y las salidas de emergencia; saber como cerrar las llaves de los distintos suministros (luz, agua, etc.); y por último, conocer los números de emergencias para poder dar aviso de cualquier incidente. Recomienda establecer una serie de protocolos de seguridad, como fijar correctamente mobiliario a las paredes y no colocarse cerca de elementos peligrosos como macetas o jarrones.

Durante el terremoto las personas deben agacharse, cubrirse debajo de mesas o cualquier mueble similar y agarrarse a él. El IGN recuerda que es necesario mantener la calma, debido a que el caos puede poner en peligro la vida de la persona y de los que se encuentran cerca. Mientras se permanezca en el interior hay que alejarse de ventanas y otros elementos que puedan ceder con la sacudida. En el exterior se debe tratar de alejarse de edificios o postes eléctricos y prestar especial atención si se está utilizando un vehículo. El protocolo para personas en silla de ruedas consiste en poner los frenos a la silla y tratar de cubrirse las zonas delicadas con los brazos.

Tras el incidente hay que continuar con el protocolo, para ello es necesario cerrar las llaves de agua, luz y gas; utilizar las escaleras y en ningún caso el ascensor; en caso de que se hayan iniciado fuegos apagarlos con la mayor brevedad posible; iluminar únicamente con linternas; y evitar entrar en edificios o viviendas dañadas, por el riesgo de desprendimiento o derrumbe.

En el caso de que se encuentre atrapado debe taparse la boca y la nariz y evitar gritar para que el polvo no les entre en los pulmones. Para avisar de que se encuentra atrapado debe golpear fuertemente un objeto para alertar de su posición.

Si se encuentra heridos es importante no moverlos ya que puede ocasionar grabes daños a la persona, solo se podrá realizar un desplazamiento del herido si este corre un riesgo inminente.

Por último, recuerdan que se debe tener mucha precaución por las posibles réplicas tras el primer seísmo, utilizar el móvil para lo imprescindible con el objetivo de ahorrar batería y hacer caso únicamente de las informaciones oficiales.

 
Marina García. Jefa de Redacción y redactora.

“Los periodistas servimos para ayudar a los ciudadanos a serlo. A ser libres y capaces de gobernarse a sí mismos”. Joaquín Estefanía