Actividad sísmica en Granada. Imagen: Instituto Geográfico Nacional.

  • Cientos de personas salen a la calle a pesar del toque de queda por el temor a nuevos seísmos 

La provincia de Granada sufrió ayer más de cincuenta terremotos y desde la medianoche hasta esta mañana, cerca de veinte. La provincia se vio sacudida por tres seísmos de magnitud superior a 4 en la escala de Richter. El primero de ellos ocurrió en torno a las 22.30 horas y los otros dos se sucedieron en un periodo inferior a los 10 y 20 minutos con respecto al primero. El resto fueron réplicas de estos con menor intensidad.

La Junta de Andalucía y la propia ciudad de Granada han activado la fase de preemergencia del Plan de Riesgo Sísmico, que consiste en el seguimiento y estudio de dichos fenómenos, además de informar a las autoridades y población en materia de protección civil.

Asimismo, cientos de personas salieron a la calle por miedo a nuevos terremotos. Muchos de ellos han pasado la noche en el exterior. Por el momento no se lamentan daños personales, pero sí materiales con la caída de cornisas y grietas.

Los terremotos con epicentro en Santa Fe, Atarfe y Cúllar Vega, localidades a una distancia menor de 15 kilómetros de la ciudad de Granada, han llegado a sentirse en las provincias de Málaga y Jaén.

Emergencias 112 ha contabilizado más de 500 llamadas en relación con los seísmos. La mayoría de ellos procedentes de las localidades de Granada, pero también desde Málaga, Jaén, Córdoba, Almería e incluso Sevilla.

La catedrática en Geodinámica de la Universidad de Granada, Ana Crespo, ha intervenido hoy en Al rojo vivo, donde ha comentado: “Es muy poco probable que se sucedan terremotos de mayor magnitud porque la longitud de las fallas determina la magnitud del sismo y en Granada las fallas no superan los 30 kilómetros”.

Por su parte, investigadores del departamento de Geodinámica de la Universidad de Granada (UGR) y del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra señalan que la causa principal de los periodos discontinuos y recurrentes de terremotos de la región es la aproximación continua de 4 a 5 milímetros al año entre las placas eurasiática y africana. En concreto, señalan como culpable de los sismos a la liberación de energía acumulada en las fallas, debido a la compresión entre placas.

El investigador de la UGR, Jesús Galindo-Zaldívar explica: “Los periodos de mayor actividad sísmica como el actual corresponden a enjambres, con numerosos terremotos de diferentes magnitudes en localizaciones próximas. Se desencadenan cuando la actividad de una falla produce un efecto dominó y dispara la actividad de otras fallas próximas”.

El alcalde la ciudad, Luis Salvador ha animado a los ciudadanos a permanecer en sus casas a pesar de los fenómenos vividos.

 

 

Mª Luisa Muñoz. Jefa de Edición e Imagen corporativa y redactora.

“Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas”. George Orwell