Ilustración que muestra la pierna encadenada de una prostituta. Imagen: Pressenza.

  • Se destinarán 10 millones de euros para ofrecer alternativas de trabajo a las víctimas de la explotación sexual
  • Igualdad afirma que están trabajando en la ley de libertad sexual y en la ley de trata para combatir a los proxenetas

El negocio de la prostitución produce en España, según la Fiscalía General del Estado, alrededor de cinco millones de euros diarios, una cifra que asciende a la enorme cantidad de 60 millones de euros cada día si se atiende a los datos que proporciona Havoscope, la web sobre mercado negro y economía sumergida en la que se basa el Parlamento Europeo para realizar sus informes.

Se trata, por tanto, de una «industria» que genera grandes beneficios a los proxenetas, suficientes, incluso, como para que les resulte rentable enfrentarse a delitos como el de trata, según afirma la Policía Nacional, organismo que también informa de que más del 80 % de las prostitutas en España son víctimas de este delito.

Para enfrentarse a esto, el Ministerio de Igualdad está desarrollando la ley de trata, que permitirá a aquellas personas captadas por redes de trata ser atendidas como tal pese a no haber denunciado previamente.

También influirá en la lucha contra la prostitución la ley de libertad sexual, cuyo anteproyecto ya fue aprobado en marzo del año pasado y que actualmente se encuentra en tramitación. Esta ley consta de numerosos puntos referentes a la violencia sexual e incluirá, entre otras cosas, una reforma del Código Penal para multar a los dueños de aquellos locales en los que se ejerza la prostitución.

Sumado a esto, los ministerios de Igualdad y Trabajo anunciaron hace unos días que, con 10 millones de euros recibidos de fondos europeos, financiarán un plan que tiene como objetivo buscar salidas sociolaborales alternativas para mujeres prostituidas.

Igualdad, sin embargo, no parece contemplar la idea de castigar legalmente a los clientes de la prostitución, algo que sí que están haciendo otros países con gobiernos abolicionistas, como es el caso de Suecia.

Actualmente, la prostitución es alegal en España, es decir, la falta de legislación impide que se pueda penar a los proxenetas a menos que utilicen: redes de trata, violencia o intimidación. Esta situación legal es una de las mayores dificultades que se le presenta a los intentos del Gobierno e Igualdad por abolir este negocio.

Pável Carballido. Jefe de Cultura y redactor.

“Lo más revolucionario que una persona puede hacer es decir siempre en voz alta lo que realmente está ocurriendo”. Rosa Luxemburgo