Personas manifestándose en Madrid contra el asesinato de Samuel Luiz. Imagen: Twitter (@IreneMontero)

  • Ayer, 5 de julio, se realizaron manifestaciones en las principales ciudades del país
  • La manifestación de Madrid estuvo marcada por enfrentamientos con la policía
  • La policía no ha dictaminado que se trate de un crimen homófobo y sigue investigando
  • A Samuel Luiz le dieron una paliza al grito de “¡Maricón de mierda!” y posteriormente murió

En la tarde de ayer, lunes 5 de julio, se produjeron numerosas manifestaciones y movilizaciones en las principales ciudades y capitales de provincia de toda España en repulsa al asesinato de Samuel Luiz en A Coruña. Los manifestantes gritaron numerosas consignas como “Justicia”, “Samuel hermano, no estas solo” o “No son muertos, son asesinados”.

El asesinato de Samuel al grito de “maricón”, unido al aumento de las agresiones hómófobas en España, llevó a que la indignación se apoderara de las manifestaciones, que también se desarrollarán hoy en algunas ciudades del país. Aunque, la Policía Nacional no ha confirmado que sea un crimen homófobo y está investigando “todas las vías posibles”, según confirma la Delegación del Gobierno en Galicia.

Hasta el momento, la policía no ha detenido a ninguno de los 13 individuos que, presuntamente, asesinaron a Samuel a base de golpes. Pero la investigación sigue abierta y la Subdelegada del Gobierno en A Coruña, María Rivas, declaró a la prensa: “En los próximos días, en cuanto se produzcan las detenciones, sabremos qué es lo que sucedió y por qué sucedió”.

 

Incidentes en Madrid

La manifestación que se celebró ayer, 5 de julio, en la Puerta del Sol (Madrid) contó con más de 4.000 asistentes y se desarrolló de forma pacífica. Pero a las 21:00 horas, más de 1.000 personas se trasladaron hasta Gran Vía y la calle San Bernardo, donde realizaron cortes de tráfico, según informó la Delegación del Gobierno en Madrid.

La policía solicitó que se dispersaran y dejaran de producir cortes de tráfico, pero los manifestantes continuaron hasta la calle Princesa. Además, comenzaron a lanzar objetos a los policías e intentaron sobrepasar la línea policial.

Más tarde, en la zona del metro de Argüelles, se produjeron más lanzamientos de objetos contra el dispositivo policial y esto llevó a la policía a actuar usando la fuerza. En esos instantes, un joven de 25 años fue detenido por desórdenes públicos y siete personas fueron identificadas.

Algunos individuos y grupos, como el Movimiento Antirrepresivo de Madrid, denunciaron en sus redes sociales abuso policial. Por su parte, la Delegación del Gobierno en Madrid aclara en un comunicado que analizarán las imágenes y confirman que estudiarán el operativo y la actuación policial. Asimismo aseguran que tomarán las medidas oportunas, en caso de que se hubiera producido desproporcionalidad.

 

El asesinato de Samuel

El pasado viernes, 2 de julio, el joven enfermero de 24 años disfrutaba de la reapertura del ocio nocturno en Galicia, en un pub de la Avenida marítima de Riazor (A Coruña). Minutos antes de las 03:00 horas de la madrugada, él y una de sus amigas, Lina, salieron del local para hacer una videollamada a la pareja de esta, Vanesa.

Tras un momento de conversación, un chico y una chica que se encontraban alrededor les dijeron que dejaran de grabar, a lo que Samuel y Lina intentaron explicarles que era un malentendido y que se encontraban realizando una videollamada. Sin embargo, el varón se acercó a Samuel y le dijo “O paras de grabar o te mato, maricón”, según ha relatado a la prensa Lina.

Ante las amenazas del hombre, Samuel le dijo “¿Maricón de qué?” y el chico le comenzó a propinar puñetazos. Pero un hombre que se encontraba en el interior del local logró separarlos y evitó que continuara dándole golpes. Tras esta tensa situación, Lina se dispuso a buscar el teléfono móvil de Samuel, que se le había caído mientras le pegaban.

En esos instantes, el agresor regresó a por Samuel con un grupo de 12 personas más, que lo acorralaron y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente. Mientras se producía la paliza se escuchó “¡maricón de mierda!”, el grito que marcó a las personas allí presentes y que produjo la movilización de los ciudadanos en las manifestaciones.

Posteriormente, llegó un coche de la Policía Local que avisó al resto de servicios de emergencias, los cuales estuvieron más de una hora intentando reanimarlo. Y posteriormente,  trasladaron al joven hasta el Hospital de A Coruña, donde murió esa misma madrugada.

 

Borja Durán. Director y redactor.

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero”. Voltaire