Estanterías de un supermercado vacías por el desabastecimiento. Imagen: jbarsky0 vía Pixabay. 

  • La fuga de transportistas extranjeros ha generado una crisis de desabastecimiento histórica
  • Entre las soluciones que plantea el Gobierno británico se encuentran la ayuda del ejército y la concesión de visas temporales

Desde el pasado lunes, 27 de septiembre, los ciudadanos de Reino Unido se han enfrentado a una crisis de desabastecimiento de recursos, como la gasolina y distintos tipos de alimentos, que han dejado vacías las estanterías de muchos supermercados. 

Todo ello se debe a la falta de mano de obra productiva, en especial, de transportistas que experimenta el país. Esta situación, sumada a los efectos económicos del COVID-19, han dificultado en gran medida mantener la cadena de suministros de Reino Unido a flote. 

Sin embargo, la razón principal de esta crisis se atribuye a las consecuencias del Brexit. Así, la salida de Reino Unido de la Unión Europea, que se hizo efectiva en febrero de 2020, provocó una importante fuga de trabajadores extranjeros que eran esenciales para el transporte de mercancías.  

Esto se debe, principalmente, a que las condiciones migratorias del país solo permiten la contratación de un trabajador extranjero en el caso de que este reciba un salario mínimo de 30.000 euros anuales, lo cual es un salario demasiado alto para las profesiones que desempeñan estos trabajadores en el país. 

En el caso de los transportistas, la situación ha afectado de manera tan drástica que más de 100.000 puestos de trabajo se han quedado vacantes, según un informe de la Asociación de Transportes por Carretera (RHA). Esto ha disparado en los últimos días las ofertas de empleo con salarios de hasta 55.000 euros al año.  

La situación ha generado eternas colas de vehículos que tratan de conseguir combustible en las gasolineras, aunque en la mayoría de ellas la gasolina no se encuentra disponible desde hace días.

Lo mismo ocurre en los supermercados, los cuales tienen las estanterías vacías debido a que los productos importados no llegan con la fluidez habitual. También hay problemas con los productos nacionales, ya que la falta de transportistas que lleven animales al matadero ha provocado la acumulación de estos en las granjas.

 

Soluciones del Gobierno 

Ante dicha crisis, el Gobierno ha concedido 5.000 visas temporales válidas durante los próximos tres meses a transportistas extranjeros para que estos puedan suplir la alta demanda laboral que experimenta el país. 

También se ha planteado la opción de que el ejército salga a las calles y se encargue de transportar el combustible a las distintas gasolineras con el fin de solventar la crisis de desabastecimiento lo antes posible. 

Con la intención de tranquilizar a la población, el primer ministro del país, Boris Johnson, ha declarado: “Tenemos abundantes reservas de combustible en el país. Que todo el mundo esté tranquilo, no hay escasez”.

 

Yaiza Rubio. Jefa de sociedad y redactora.

“Daría todo lo que sé por la mitad de lo que ignoro”. Descartes